Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Fisioterapia como apoyo en el tratamiento de la epilepsia

La fisioterapia en la epilepsia tiene como objetivo el ser una terapia adicional que se añade a la terapia estándar. El tipo de terapia varía dependiendo de las secuelas, el tipo de epilepsia y la gravedad de la enfermedad.

Existen terapias centradas en mejorar la fuerza muscular, el equilibrio, el lenguaje, solo por mencionar algunas. 

El valor agregado que brinda la fisioterapia está sustentando por una vasta evidencia que ha mostrado que aquellos pacientes que reciben fisioterapia junto con su terapia médica estándar, tienen una menor tasa de recaídas, episodios menos graves, además de mejorar el estado de ánimo y reducir algunas comorbilidades que se asocian a la epilepsia, como la depresión o la ansiedad.

Otros de los beneficios que brinda la terapia física es el apego al tratamiento farmacológico, ya que por alguna razón, los pacientes se ven más motivados a continuar con sus medicamentos, lo que a su vez se traduce en mejores resultados.

Por último, uno de los beneficios de la fisioterapia es la reducción de las secuelas o incapacidad.

Algunas personas con epilepsia pueden sufrir daño cerebral que se puede traducir en debilidad o parálisis (por mencionar algunos ejemplos). Por otro lado, cuándo la epilepsia es causada en el contexto de accidente cerebrovascular traumatismos o eventos isquémicos como infartos cerebrales, por mencionar algunas condiciones, suele acompañarse de discapacidad o parálisis.

En estos pacientes la fisioterapia brinda las herramientas necesarias para reducir la intensidad de las secuelas, reducir el tiempo de recuperación, y de esta manera, permitir una recuperación más acelerada y la integración a las actividades de la vida diaria.

Conociendo a la epilepsia

La epilepsia es uno de los trastornos más frecuentemente vistos en neurología tanto en la consulta como en la unidad de urgencias.

Además, es uno de los trastornos neurológicos más ampliamente conocidos por la población general debido al estigma que representa, y porque las crisis convulsivas han sido plasmadas extensamente en películas, series e incluso pinturas.

¿Cómo se manifiestan las crisis convulsivas?

Al hablar de epilepsia es común pensar en una persona que pierde la conciencia y tiene movimientos bruscos que no puede controlar, sin embargo esto no siempre es de esta manera.

Durante una crisis convulsiva se activan de manera involuntaria e intensa una o distintas zonas del cerebro, y dependiendo de la intensidad y el lugar de la activación, serán las manifestaciones que el paciente presente.

¿Por qué suceden las crisis convulsivas?

Para entender de forma sencilla lo que ocurre durante la epilepsia (crisis convulsiva) debemos saber que nuestro cerebro se comunica mediante señales eléctricas y bioquímicas que a su vez activan zonas específicas con funciones específicas. 

Por ejemplo, para tomar un vaso de agua en nuestro cerebro primero se activa la corteza visual que identifica dónde está el objeto, después se activan zonas del cerebro que nos permiten hacer los cálculos necesarios (a qué distancia está, que tan rápido debo extender el brazo o con qué fuerza se debe sujetar el vaso, que brazo se debe utilizar, por mencionar algunos ejemplos), finalmente se activa la corteza motora que controla nuestro brazo para realizar la acción planeada, y todo esto sucede sin que nosotros nos demos cuenta.

¿Es lo mismo epilepsia y crisis convulsivas?

Además, es necesario comprender que epilepsia y crisis convulsivas no son sinónimos. La epilepsia es un diagnóstico establecido en que las crisis convulsivas son repetitivas y generalmente se manifiestan casi siempre igual. Por otro lado, las crisis convulsivas son los eventos de activación cerebral inusual, que pueden aparecer sólo una vez en la vida o repetirse y ser clasificadas como epilepsia.

Diferentes presentaciones de crisis convulsivas

Como se mencionó anteriormente, la manifestación de las crisis convulsivas van a depender de la zona del cerebro que se vea involucrada. Por esta razón, algunos pacientes se mantienen conscientes durante el evento mientras otros pierden el estado de alerta.

Algunas crisis convulsivas pueden presentarse percibiendo aromas o sabores, teniendo alteraciones visuales, teniendo sacudidas de un brazo, presentando tics, y finalmente las más características, sufriendo sacudidas del cuerpo, en ocasiones con relajación de esfínteres, mordiendo la lengua, o sufriendo golpes al caer.

 

Te podría interesar: ¿Puedo desarrollar epilepsia siendo adulto?

¿Cuál es el tratamiento de la epilepsia?

Dependiendo del tipo y de la gravedad de la crisis convulsiva y la causa de la misma (que puede ser un tumor, una cicatriz debido a un golpe, hereditaria, por un sangrado, o idiopática) va a depender el tratamiento y las secuelas que pueden permanecer.

Una vez que se ha presentado una crisis convulsiva, el especialista en neurología debe estudiarla para lograr clasificarla, posteriormente se buscarán causas que puedan corregirse, como deshidratación o la presencia de un tumor cerebral.

Después, se debe valorar el tipo de tratamiento, que en muchas ocasiones está constituido por uno o más medicamentos llamados “anti epilépticos”.

Y finalmente, dependiendo de todo lo anteriormente descrito, se puede establecer un pronóstico y conocer el tipo y la magnitud del daño, además de las secuelas que existen o pueden llegar a presentarse en cada paciente.

¿Qué pasa con los pacientes que no responden al tratamiento?

A pesar de que los medicamentos suelen ser muy eficientes, algunos pacientes pueden presentar epilepsia de difícil control o refractaria al tratamiento. Por tal motivo, y por ser un padecimiento altamente frecuente, cada vez se ha centrado la atención en investigar nuevas opciones de tratamiento, ya sean farmacológicas o no farmacológicas.

Dentro de éstas últimas, la fisioterapia ha despertado gran interés y muy buenos resultados.

 

Tal vez te gustaría leer: Causas de la epilepsia y como tratarlas