Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Causas de epilepsia y cómo tratarla

La epilepsia es una enfermedad multifactorial que ocurre cuando existe una irregularidad en la actividad eléctrica del cerebro ya sea por alguna lesión cerebral o algún padecimiento genético o del sistema nervioso.

Para poder tratarla se debe definir qué es lo que está provocando, por ello es que un neurólogo debe solicitar un electroencefalograma, que es un estudio común para determinar qué tipo de epilepsia padece una persona.

En Neurocenter somos especialistas en la atención neurológica, y como parte de nuestros servicios contamos con la realización de estudios que ayudan a nuestros profesionales a llegar aun diagnóstico acertado. De esta forma nuestros tratamientos son siempre personalizados para cada caso.

Al hablar de epilepsia es fácil que se nos venga a la mente la idea de una persona que tiene movimientos o sacudidas anormales que no puede controlar, y aunque esto en ocasiones puede ser así, no es la única manifestación de la misma.

No es de extrañar que esta enfermedad sea ampliamente conocida considerando los datos epidemiológicos. Por ejemplo, se estima que en el mundo alrededor de 50 millones de personas sufren epilepsia en este momento.

Algunos otros datos nos dan un panorama más crudo, como el hecho de que en algunos países de Europa, 4 a 8 de cada 1000 personas presentaran un episodio de crisis convulsiva al menos una vez a lo largo de la vida.

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo para desarrollar epilepsia?

Recordemos que el cerebro trabaja con impulsos y señales eléctricas y bioquímicas que se activan y desactivan según las acciones que nuestro cuerpo esté realizando.

Así por ejemplo, al mover la mano derecha se activan ciertas zonas del cerebro, y al mover la mano izquierda, otras diferentes, y esto sucede con prácticamente todas las funciones del cerebro, como olfatear alimentos, hablar, controlar nuestros esfínteres, etc.

Las causas de la epilepsia depende de muchos factores, por ejemplo la edad a la que se presentan. Sin embargo, algunas de las causas más comunes son las siguientes:

  • Traumatismo craneoencefálico (golpes en la cabeza que generen sangrados o cicatrices).
  • Accidentes cerebrovasculares (embolias, infartos cerebrales).
  • Enfermedades neuro degenerativas e inflamatorias.
  • Enfermedades metabólicas como la glucosa baja.
  • Enfermedades genéticas y hereditarias.
  • Masas cerebrales como tumores o cáncer.
  • Infecciones del sistema nervioso.
  • Consumo y abuso de sustancias u otras toxinas. 
  • A pesar de las causas descritas, en un porcentaje de los casos puede no identificarse.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de epilepsia?

Generalmente la evaluación inicial es realizada por el especialista en neurología, quien, según el tipo de crisis que presente el paciente, puede llegar a integrar diagnósticos y síndromes específicos.

Además, el abordaje es apoyado con estudios especializados como electroencefalograma o técnicas de imagen cerebral como resonancia magnética o tomografía.

El electroencefalograma es un estudio que nos permite evaluar la actividad eléctrica de la corteza cerebral, de esta manera sabremos si hay una disfunción de la actividad cerebral o si se presenta actividad epiléptica, es decir, actividad eléctrica cerebral anormal asociada a epilepsia. Consiste en colocar electrodos en el cuero cabelludo para detectar la actividad eléctrica, posteriormente se le pide al paciente que cierre los ojos y permanezca sin moverse durante el resto del estudio. 

Con el fin de tener una mejor visualización de la actividad cerebral, se le pide al paciente que abra y cierre los ojos durante un momento, también se le solicita que tome respiraciones profundas y rápidas durante 3 minutos y por último se realizará una fotoestimulación, es decir, mientras el paciente permanece con los ojos cerrados se coloca enfrente una luz intermitente a diferentes frecuencias, esto nos ayudará a ver si se desencadena alguna actividad epiléptica.

Tratamiento: ¿existe cura? ¿Qué opciones tenemos?

En la actualidad existen una gran variedad de opciones de tratamiento para esta enfermedad.

Generalmente, el tratamiento inicial consiste en medidas farmacológicas, de las cuales también existen muchas opciones dependiendo de las necesidades de cada paciente. 

Dependiendo de la causa de la epilepsia, en algunas ocasiones el tratamiento puede ser curativo, como por ejemplo, una infección. Sin embargo, existen situaciones en las que no siempre se puede lograr esto. En otras ocasiones las crisis ceden de manera espontánea por ejemplo con la entrada de la pubertad.

La rehabilitación neurológica como apoyo al tratamiento

Cuándo la causa de la epilepsia es una masa, tumor o infecciones, se puede hacer una cirugía para extraerla o manejo con antibióticos.

Por último, la rehabilitación neurológica no se puede dejar de lado. Ante cada crisis puede existir algún daño, y para reducir el riesgo de secuelas o la intensidad de las mismas, la rehabilitación permitirá al paciente desarrollar cada una de las mismas.

Síntomas y manifestaciones acompañantes

Además, este tipo de episodios pueden o no estar acompañados de otras manifestaciones que “avisan” que se va a presentar la crisis. Estas generalmente son conocidas como “auras” y algunos ejemplos son los siguientes:

  • Percibir olores o sabores de la nada.
  • Ver destellos o puntos negros.
  • Sentirse “raro”.
  • Presentar mucho sueño de la nada.

¿Es lo mismo epilepsia que crisis convulsiva?

Antes de continuar con las causas de la epilepsia, es importante hacer una distinción entre epilepsia y crisis convulsivas.

Las crisis convulsivas son estos episodios de actividad cerebral anormal, que pueden o no repetirse, incluso en algunas ocasiones se dan por única vez, y a veces sin una causa aparente.

Por otro lado, la epilepsia es una condición neurológica en la que las crisis son repetitivas, además, se acompañan de otras manifestaciones y en la mayoría de los casos se puede encontrar la causa de las mismas.

 

Te interesaría leer: Trastornos convulsivos vs Trastornos epilépticos 

¿Cómo se manifiestan este tipo de crisis?

Durante un ataque de epilepsia existe una activación extrema de diferentes zonas del cerebro, y dependiendo de cuáles se activen y la intensidad con que lo hagan, serán las manifestaciones que se pueden presentar. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Desmayos o pérdida de conciencia
  • Movimientos de una o más partes del cuerpo. Estos pueden ser movimientos rígidos o sacudidas.
  • Relajación de esfínteres.
  • Pérdida del tono postural (caídas).
  • Sonidos anormales o emisión de palabras sin sentido.
  • Alteraciones visuales.
  • Ausencias (desconectarse brevemente con el medio).