Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuáles son los síntomas de una crisis de ausencia?

Las crisis de ausencia, también conocidas como epilepsia de ausencia, son un tipo de trastorno epiléptico menos conocido, pero igualmente impactante en la vida de quienes lo padecen. A diferencia de las convulsiones más comunes, las crisis de ausencia pueden pasar desapercibidas y, por lo tanto, pueden ser difíciles de diagnosticar. En este artículo, exploraremos en detalle qué son las crisis de ausencia y cuáles son sus síntomas característicos.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico que se caracteriza por la tendencia recurrente a experimentar convulsiones. Estas convulsiones son episodios de actividad eléctrica cerebral anormal que pueden manifestarse de diversas formas, desde movimientos involuntarios y sacudidas musculares hasta cambios en la conciencia y sensaciones extrañas.

La epilepsia puede tener múltiples causas, como:

  • Lesiones cerebrales
  • Trastornos genéticos
  • Desequilibrios químicos en el cerebro.

Es importante destacar que la epilepsia es una condición altamente variada, y el impacto en la vida diaria de una persona puede variar ampliamente dependiendo de la frecuencia y gravedad de las convulsiones, así como de la respuesta al tratamiento. Con un manejo adecuado y el apoyo médico necesario, muchas personas con epilepsia pueden llevar vidas plenas y productivas.

¿Qué es una crisis de ausencia?

Una crisis de ausencia es un tipo de epilepsia que afecta principalmente a niños, aunque también puede persistir en la edad adulta. Se caracteriza por una breve y repentina pérdida de conciencia y de interacción con el entorno circundante. Durante una crisis de ausencia, la persona puede parecer estar mirando fijamente al vacío y puede realizar movimientos repetitivos y automáticos, como masticar, parpadear o mover las manos.

Síntomas característicos de una crisis de ausencia:

  • Pérdida de conciencia:

Durante una crisis de ausencia, la persona experimenta una desconexión momentánea del entorno. Puede dejar de responder a estímulos externos y puede parecer que está «ausente» o «en otro mundo».

  • Mirada fija:

Uno de los síntomas más notorios de una crisis de ausencia es la mirada fija. La persona puede parecer estar mirando a un punto fijo sin parpadear y sin responder a estímulos visuales.

  • Movimientos automáticos:

Durante la crisis, es común que la persona realice movimientos automáticos y repetitivos, como masticar, parpadear, mover las manos o fruncir el ceño, a estos movimientos se les conoce como automatismos.

  • Duración breve:

Las crisis de ausencia son breves, generalmente duran solo unos pocos segundos y rara vez más de un minuto. Después de la crisis, la persona puede continuar sus actividades normales como si nada hubiera ocurrido.

  • Amnesia de la crisis:

Después de una crisis de ausencia, la persona por lo general no recuerda lo que sucedió durante el episodio y puede no ser consciente de haber tenido una crisis en absoluto. Inmediatamente posterior al episodio sigue haciendo lo que estaba haciendo sin darse cuenta de lo ocurrido.

  • Interrupción del flujo de pensamiento o conversación:

Si el niño está hablando o realizando una actividad, una crisis de ausencia puede interrumpir abruptamente su flujo de pensamiento o conversación.

  • Recuperación rápida:

Después de la crisis, la persona en general se recupera rápidamente y puede continuar con sus actividades normales.

Es importante señalar que, debido a la naturaleza a menudo sutil de las crisis de ausencia, pueden pasar desapercibidas o confundirse con distracciones momentáneas. En el caso de niños con crisis de ausencia, este diagnóstico puede pasar desapercibido inicialmente. Esto se debe a que se confunde con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o simplemente se interpreta como un niño distraído.

¿Cómo se diagnostica una crisis de ausencia?

El médico llevará a cabo una entrevista detallada para recopilar información sobre los síntomas, la frecuencia y la duración de los episodios, así como cualquier factor desencadenante o patrones observados.

Para confirmar el diagnóstico se requiere de un electroencefalograma, un estudio en donde se registra la actividad eléctrica del cerebro. Éste estudio puede revelar patrones característicos de actividad eléctrica asociados con este tipo de crisis. A veces se requiere de maniobras que desencadenan las crisis como la hiperventilación y fotoestimulación.

¿Cómo se tratan las crisis de ausencia?

El tratamiento de las crisis de ausencia generalmente implica un enfoque multidisciplinario que puede incluir los siguientes elementos:

  • Medicamentos antiepilépticos (anticrisis):

Son el tratamiento principal para las crisis de ausencia. Algunos medicamentos comunes incluyen el valproato y la lamotrigina.

  • Estilo de vida y gestión de factores desencadenantes:

Es importante identificar y evitar posibles desencadenantes de las crisis puede ser crucial. Esto puede incluir el manejo del estrés, asegurarse de dormir lo suficiente y evitar situaciones que puedan desencadenar una crisis.

  • Educación y apoyo:

Tanto el paciente como los cuidadores deben recibir educación sobre la condición y cómo manejar las situaciones en las que se presente una crisis. Es importante comprender los síntomas y saber cómo actuar de manera segura.

  • Dieta y nutrición:

En algunos casos, se puede recomendar una dieta específica, como la dieta cetogénica, que ha demostrado ser efectiva en el control de las crisis en algunos pacientes con epilepsia, incluidas las crisis de ausencia.

Es importante destacar que el tratamiento de las crisis de ausencia debe ser individualizado y supervisado por un equipo médico especializado, generalmente encabezado por un. Cada caso es único y requiere un enfoque personalizado para lograr el mejor control de las crisis y mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Cuándo buscar ayuda médica?

Si se sospecha que una persona está experimentando crisis de ausencia, es crucial buscar atención médica. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la calidad de vida de alguien que padece este trastorno. Un neurólogo o neurólogo pediatra será el profesional indicado para realizar el diagnóstico y guiar el tratamiento.Las crisis de ausencia son episodios breves de pérdida de conciencia que pueden pasar desapercibidos. Reconocer los síntomas es crucial para buscar el apoyo y tratamiento necesarios. Con el cuidado médico adecuado, las personas que experimentan crisis de ausencia pueden llevar vidas plenas y productivas.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes