Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Restricciones dietéticas para personas con epilepsia

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico caracterizado por la ocurrencia recurrente de crisis epilépticas. La dieta juega un papel importante como parte del manejo de la enfermedad en una clínica de epilepsia, complementando el tratamiento farmacológico y ayudando a reducir la frecuencia y severidad de las crisis.

Las restricciones y modificaciones dietéticas pueden influir en la actividad neuronal y en el equilibrio de neurotransmisores, ofreciendo un enfoque adicional para el control de las crisis epilépticas.

Si bien no se les prohíbe ningún tipo de alimento a personas que padecen de epilepsia, si existen algunas recomendaciones y restricciones de las que se pueden ver beneficiadas, esto con el fin de reducir la recurrencia y severidad de las crisis convulsivas:

1.   Evitar estimulantes:

Limitar el consumo de cafeína y otros estimulantes, ya que pueden actuar como desencadenantes de crisis en algunas personas con epilepsia. Las bebidas energéticas y el exceso de café deben ser consumidos con precaución o evitados.

2.   Alcohol:

Reducir o evitar el consumo de alcohol. El alcohol puede interactuar negativamente con los medicamentos antiepilépticos y aumentar el riesgo de crisis. Incluso pequeñas cantidades pueden ser problemáticas para algunas personas.

3.   Hidratación adecuada:

Mantener una buena hidratación es crucial, ya que la deshidratación puede aumentar la susceptibilidad a las crisis epilépticas. Se recomienda una ingesta adecuada de agua a lo largo del día.

4.   Equilibrio de nutrientes:

Asegurar una dieta equilibrada rica en frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables. Una dieta variada y equilibrada puede apoyar la salud general y el bienestar.

5.   Medicamentos y nutrientes:

Algunos medicamentos antiepilépticos pueden interferir con la absorción de nutrientes como la vitamina D, calcio y ácido fólico. Es importante realizar chequeos regulares y considerar suplementos si es necesario, bajo la guía de un profesional de la salud.

6.   Alergias e intolerancias:

Identificar y evitar alimentos que puedan desencadenar crisis debido a alergias o intolerancias alimentarias. Un diario de alimentos puede ser útil para rastrear posibles desencadenantes dietéticos.

Es crucial que cualquier cambio en la dieta sea supervisado por profesionales de la salud, como médicos y nutricionistas especializados en epilepsia. Ellos pueden adaptar las recomendaciones dietéticas a las necesidades individuales y monitorear los efectos en el control de las crisis.

Dietas recomendadas en una clínica de epilepsia

Existen algunas dietas que cumplen con varias de las recomendaciones ya mencionadas. No es obligatorio seguir una de ellas, pero sí ayudan a un mejor control de la epilepsia:

  • Dieta cetogénica:

Es una intervención dietética alta en grasas, muy baja en carbohidratos y moderada en proteínas. Ha demostrado ser efectiva, especialmente en niños con epilepsia refractaria. Debe ser supervisada por profesionales de la salud debido a sus posibles efectos secundarios, como deshidratación, problemas digestivos y desequilibrios nutricionales.

  • Dieta de bajo índice glucémico:

Se enfoca en alimentos que tienen un impacto mínimo en los niveles de glucosa en sangre. Puede ser más fácil de seguir a largo plazo en comparación con la dieta cetogénica y también ha demostrado efectividad en la reducción de crisis epilépticas.

  • Dieta Atkins modificada:

Es otra variante menos restrictiva de la dieta cetogénica, caracterizada por ser alta en grasas y baja en carbohidratos. Ofrece una mayor flexibilidad en la elección de alimentos y puede ser más fácil de mantener a largo plazo. Esta dieta ha demostrado ser eficaz en el control de las crisis epilépticas, proporcionando una opción viable para aquellos que encuentran la dieta cetogénica demasiado estricta.

Las dietas terapéuticas como la cetogénica, la de bajo índice glucémico y la Atkins modificada pueden ser beneficiosas para algunas personas con epilepsia, pero requieren supervisión médica. Además, evitar estimulantes, mantener una buena hidratación y asegurarse de que la dieta sea equilibrada son consideraciones importantes para cualquier persona con epilepsia. Consultar con profesionales de la salud y adaptar las recomendaciones a las necesidades individuales es fundamental para el manejo efectivo de esta condición.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia consiste en la aparición recurrente de crisis epilépticas. Estas crisis son episodios breves de actividad eléctrica anormal en el cerebro, que pueden variar desde periodos de pérdida de atención o episodios de confusión hasta convulsiones severas.

La epilepsia puede afectar a personas de todas las edades y, aunque no siempre se conoce la causa, factores genéticos, lesiones cerebrales y otras condiciones médicas pueden contribuir a su desarrollo.

Las crisis epilépticas pueden ser con o sin pérdida de la consciencia, aunque comúnmente son conocidas como episodios de movimientos bruscos y repetitivos de todo el cuerpo, también pueden afectar solo una parte del cuerpo, presentarse como una pérdida súbita del tono muscular o aumento de este, o incluso, no presentar ningún tipo de movimiento.

Éstas últimas son conocidas como crisis no motoras, y pueden afectar el lenguaje, emociones o presentarse con sensaciones anormales.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes