Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Pueden las personas con epilepsia conducir?

La respuesta depende del control de las crisis, aquellas personas con epilepsia bien controlada y que predomina la focalidad con Aura donde hay un evento que le avisa al paciente que viene la crisis pueden conducir sin problema, pero aquellas personas con epilepsia generalizada sin control o síndromes epilépticos con déficit intelectual acompañante u otras comorbilidades pueden tener restricción de la conducción, por lo cual es de suma importancia su evaluación médica por un neurólogo para su asesoramiento.

Definamos conceptos:

  • Crisis epiléptica:

Es una manifestación clínica, ya sea motora, sensitiva, sensorial, psíquica entre otras, secundaria a una descarga anormal, hipersincronizada y excesiva de las neuronas corticales; suele tratarse de episodios bruscos, breves, paroxísticos y autolimitados. 

  • Epilepsia:

Es un trastorno del sistema nervioso central (SNC) caracterizado por la repetición de dos o más crisis epilépticas en ausencia de una causa inmediata aguda identificable que la provoque separadas por más de 24 horas o una crisis epiléptica con factores de riesgo identificados (defectos estructurales como lisencefalia). Así, una única crisis o crisis epilépticas recurrentes secundarias a factores corregibles (hipoglucemia, hiponatremia) o evitables no permiten, sin más, el diagnóstico de epilepsia.

  • Síndrome epiléptico:

Es un conjunto de signos y síntomas que definen un tipo determinado de epilepsia. Conjunto de entidades que agrupan a pacientes con características clínicas, electroencefalográficas, etiológicas, fisiopatológicas y pronósticas comunes como el síndrome de Dravet, síndrome de Lennox Gastaut, síndrome de Doose, síndrome de Landau kleffner etc.

  • Status epiléptico:

Es aquella crisis epiléptica cuya duración exceda los 30 minutos o bien, varias crisis encadenadas sin recuperación del nivel de conciencia entre ellas. Puede ser convulsivo o no convulsivo (suelen presentarse como alteración del comportamiento o del nivel de conciencia), parcial o generalizado.

Recientemente se han introducido dos nuevos conceptos:

  • Enfermedad epiléptica: Afección con etiología única y precisa
  • Encefalopatía epiléptica: Enfermedad en que se sospecha que las progresivas descargas o anormalidades epileptógenas contribuyen a un progresivo deterioro de la función cerebral, acompañándose de defectos motores y mentales graves.

¿Cómo se clasifican las crisis epilépticas?

Las crisis epilépticas se clasifican según diversos factores, principalmente según dónde y cómo comienzan en el cerebro. Estas clasificaciones son esenciales para entender el tipo de epilepsia que tiene una persona, lo cual es crucial para decidir el tratamiento más adecuado y comprender el pronóstico. A continuación, se detallan las principales categorías de clasificación:

Según su inicio:

  • Crisis focales: Comienzan en una área específica del cerebro. Se subdividen en:
  • Focales conscientes: La persona mantiene la conciencia durante la crisis.
  • Focales con alteración de la conciencia: La persona tiene una reducción o alteración de la conciencia.
  • Además, las crisis focales pueden evolucionar a bilaterales, lo que significa que comienzan en un lado del cerebro y luego se extienden.
  • Crisis generalizadas: Afectan a ambos lados del cerebro desde el inicio. Se dividen en varios tipos, incluyendo:
  • Tónico-clónicas: Comúnmente conocidas como «gran mal», involucran una contracción muscular rígida seguida de movimientos bruscos y sacudidas.
  • Ausencias: Episodios breves donde hay una pausa en la conciencia, a menudo notados en niños.
  • Mioclónicas: Sacudidas breves y repentinas de músculos o grupos de músculos.
  • Clónicas: Movimientos repetitivos o rítmicos.
  • Tónicas: Rigidez muscular en todo el cuerpo.
  • Atónicas: Pérdida del tono muscular, lo que puede hacer que la persona caiga al suelo, conocidas como «crisis de caída».
  • Crisis desconocidas: Cuando no se puede determinar el inicio de la crisis debido a la falta de información o evidencia.

Por la etiología:

  • Crisis epilépticas genéticas: Se cree que son causadas principalmente por factores genéticos.
  • Crisis epilépticas estructurales/metabólicas: Se deben a una lesión cerebral o una condición que afecta al cerebro, como un tumor, un trauma o trastornos metabólicos.
  • Crisis epilépticas desconocidas: Cuando la causa no se puede identificar.

Esta clasificación ayuda a personalizar el tratamiento y a predecir la respuesta a los medicamentos antiepilépticos. Además, facilita la comunicación entre profesionales de la salud y asegura un entendimiento más profundo del trastorno, permitiendo que tanto pacientes como sus familiares manejen mejor la condición. Con el conocimiento de la clasificación de las crisis, se pueden crear estrategias específicas para cada caso, mejorando así la calidad de vida de quienes viven con epilepsia.

¿Cómo se diagnostican las crisis epilépticas o la epilepsia?

El diagnóstico debe ser hecho por un neurólogo o neuropediatra, quien realiza una historia clínica completa con interrogatorio y exploración física para determinar el tipo de crisis basado en la semiología como:

  • El tipo de crisis
  • La duración de la crisis
  • La fase de aura
  • El estado postictal
  • La respuesta a tratamiento
  • La farmacorresistencia al tratamiento
  • Los acompañantes como la encefalopatía, la afasia, la demencia, signos piramidales, extrapiramidales etc.

El neurólogo requerirá además de complementación diagnóstica por estudio de electrofisiología como lo es:

  • El electroencefalograma:

Permitirá determinar el patrón eléctrico de la crisis, ayudando a identificar un tipo de crisis más específico de epilepsia como las crisis de ausencia que presentan un patrón eléctrico característico de punta onda lenta menor a 3 Hz.

Además puede requerir de estudios de neuroimagen como la tomografía axial (TAC) o la Resonancia magnética (RMN) para determinar causas estructurales como tumoraciones o trastornos de migración neuronal entre otros).

¿Cuál es el tratamiento de las crisis en una clínica de epilepsia?

El tratamiento de las crisis epilépticas en una clínica especializada en epilepsia como Neurocenter en Monterrey, se aborda con un enfoque integral y personalizado, enfocado en controlar las crisis, reducir los efectos secundarios del tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente. Aquí se detalla cómo se puede abordar el tratamiento:

Evaluación y diagnóstico:

Antes de iniciar cualquier tratamiento, es crucial realizar una evaluación completa que incluye el historial médico, la frecuencia y el tipo de crisis, y pruebas diagnósticas como electroencefalograma (EEG), resonancia magnética (RM) y pruebas genéticas, si se consideran necesarias.

Tratamiento farmacológico:

Medicamentos antiepilépticos (MAE): Son la primera línea de tratamiento. La elección del medicamento depende del tipo de crisis y de la epilepsia. Los MAE se prescriben con el objetivo de maximizar la eficacia y minimizar los efectos secundarios. A veces, se requiere probar diferentes medicamentos o combinaciones para encontrar la terapia más efectiva para el paciente.

  • Ajustes y monitorización:

La dosificación y la combinación de medicamentos pueden ajustarse según la respuesta del paciente y los efectos secundarios. La monitorización regular es vital para evaluar la eficacia y tolerancia del tratamiento.

Tratamientos no farmacológicos:

  • Cirugía de epilepsia:

Indicada para pacientes con crisis focales resistentes a medicamentos que no responden al tratamiento farmacológico y que tienen un foco epileptógeno bien definido que puede ser operado sin riesgo significativo de déficits neurológicos.

  • Estimulación del nervio vago (ENV):

Utiliza un dispositivo implantado que envía pulsos eléctricos al nervio vago para reducir la frecuencia y la intensidad de las crisis.

  • Dieta cetogénica:

Especialmente en niños, esta dieta alta en grasas y baja en carbohidratos ha demostrado ser eficaz en la reducción de las crisis.

Apoyo psicológico y educación:

  • Terapia psicológica:

Apoyo emocional y cognitivo para manejar el estrés y otros desafíos psicológicos que pueden acompañar a la epilepsia.

  • Educación y entrenamiento:

Informar a los pacientes y sus familias sobre la epilepsia y su manejo puede mejorar significativamente el manejo de la enfermedad.

Seguimiento continuo:

El manejo de la epilepsia requiere un seguimiento regular para monitorear la eficacia del tratamiento, ajustar las terapias según sea necesario y manejar cualquier complicación a largo plazo o efectos secundarios de los tratamientos.

En una clínica especializada, el tratamiento es administrado por un equipo multidisciplinario que incluye neurólogos, enfermeros especializados, nutricionistas, psicólogos y trabajadores sociales, todos dedicados a proporcionar un cuidado personalizado y comprensivo a los pacientes con epilepsia.

Esta atención integral busca no solo controlar las crisis, sino también mejorar la integración social y laboral de los pacientes, ayudándoles a llevar una vida plena y activa.

Doctora conectando al paciente al electroencefalograma
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes