Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Puede mejorar la epilepsia con el tiempo?

La epilepsia puede mejorar con el tiempo gracias a que actualmente existen múltiples opciones de tratamiento que han permitido que las personas con epilepsia lleguen a la remisión, es decir, que dejen de tener crisis epilépticas.  

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico que se caracteriza por la presencia de crisis convulsivas. Afecta a personas de todas las edades y tiene un impacto en la vida social, económica y de salud en las personas que la padecen y a los que los rodean. Con una terapia apropiada, la gran mayoría de las personas con epilepsia pueden llevar una vida normal. 

Diagnóstico en una clínica de la epilepsia

Para el diagnóstico se recurren a algunos estudios como el electroencefalograma y la resonancia magnética que permiten definir de forma más precisa la epilepsia de cada paciente. Esto a su vez permite que se pueda realizar una valoración para determinar si la persona se beneficia de alguna terapia en particular. 

Tratamiento en una clínica de epilepsia

El tratamiento de la epilepsia tiene como objetivo eliminar o reducir las crisis convulsivas, minimizar los efectos adversos del tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente. 

Medicamentos:

Los medicamentos anti-crisis suprimen la generación, propagación y severidad de las crisis epilépticas. Este tipo de medicamentos requieren ser tomados una a 4 veces al día, en ocasiones de por vida. El uso de estos fármacos han demostrado que reducen la mortalidad. Algunos ejemplos de medicamentos que se han usado son:

  • La carbamazepina
  • Fenobarbital
  • Fenitoína
  • Ácido valproico
  • Benzodiacepinas.

La elección del fármaco o de la combinación de los mismos dependerá del tipo de epilepsia, la presencia o no de otras enfermedades, la edad del paciente y el costo. En general, todos han demostrado ser igual de eficaces.

A diferencia de otras terapias, el omitir una sola dosis del fármaco puede ocasionar recurrencia de las crisis, por lo que la adherencia al tratamiento es de suma importancia.

La terapia puede acompañarse de efectos adversos, para evitar esto, tu médico puede iniciar con una dosis baja e ir aumentando de acuerdo a la tolerancia. Algunas personas pueden presentar somnolencia, mareo, visión borrosa, visión doble, temblor o cambios en el estado de ánimo. En caso de que los efectos adversos sean intolerables es importante comunicarlo a tu neurólogo para que se puedan realizar ajustes

Con el tratamiento farmacológico aproximadamente la mitad de las personas logra un control de las crisis con un medicamento, el resto requiere ajustes o cambios en el tratamiento para lograr un control, sin embargo hasta un tercio de las personas que padecen epilepsia presenta crisis refractarias al tratamiento, es decir que no mejora con dos fármacos adecuados para su tipo de epilepsia. En estos casos se opta por otras intervenciones como la cirugía para epilepsia, cambios en la dieta o terapias de neuroestimulación para lograr el control de las crisis y mejorar la calidad de vida. 

Cirugía para epilepsia:

La cirugía para epilepsia es especialmente útil en las personas que presentan lesiones focales como tumores, malformaciones venosas, anomalías del desarrollo de la corteza cerebral o epilepsia del lóbulo temporal. El tipo de cirugía más frecuente es una lobectomía temporal anterior y en algunos pacientes han presentado eliminación de las crisis. Sin embargo se reserva para pacientes con epilepsia refractaria debido a que posterior a la cirugía se puede llegar a presentar trastornos del lenguaje, de memoria, alteraciones en el estado de ánimo o cefaleas. 

Estimulación eléctrica:

La estimulación eléctrica consiste en la implantación de un dispositivo que envía impulsos eléctricos directamente hacia el nervio vago o hacia una zona dentro del cerebro. Esta terapia se reserva para pacientes con epilepsia refractaria que no son candidatos a cirugía, esto principalmente porque la cirugía suele brindar mejores resultados. 

Dietas:

La dieta cetogénica se ha utilizado durante años para el manejo de epilepsia con resultados muy favorables, siendo que hasta la mitad de los pacientes presentan una disminución importante de las crisis convulsivas y un pequeño porcentaje las elimina por completo. Esta terapia es de elección en las personas con epilepsia causada por trastornos metabólicos como la deficiencia de GLUT 1 y la deficiencia de piruvato deshidrogenasa.

Si bien se ha convertido en una terapia eficaz, este tipo de dieta se asocia a algunas complicaciones como la deficiencia nutricional, trastornos del crecimiento en niños, aumento de colesterol y triglicéridos, disminución de la masa ósea y piedras en los riñones. Actualmente existen otro tipo de dietas que han demostrado ser mejor toleradas como la dieta Atkins, y que además no se ha asociado a otras complicaciones. 

¿Cuáles son las causas y síntomas de la epilepsia?

Causas de la Epilepsia

La epilepsia es una condición neurológica crónica caracterizada por la predisposición del cerebro a generar crisis epilépticas recurrentes. Las causas de la epilepsia pueden ser variadas y, en algunos casos, no identificables. Las principales causas incluyen:

  • Genéticas:

Existen mutaciones genéticas que pueden predisponer a una persona a desarrollar epilepsia. Algunos tipos de epilepsia, como la epilepsia idiopática, tienen un fuerte componente hereditario.

  • Lesiones Cerebrales:

Las lesiones traumáticas en el cerebro, como las resultantes de accidentes, pueden provocar epilepsia. Esto incluye contusiones, hemorragias y daños cerebrales por golpes.

  • Enfermedades y Infecciones:

Infecciones como la meningitis, encefalitis o infecciones prenatales pueden dañar el cerebro y provocar epilepsia. Otras enfermedades neurológicas como los tumores cerebrales y accidentes cerebrovasculares también son causas comunes.

  • Desarrollo Anormal:

Malformaciones congénitas del cerebro, como la displasia cortical, pueden llevar a la aparición de crisis epilépticas.

  • Desórdenes Metabólicos:

Algunas condiciones metabólicas, como la hipoglucemia o trastornos mitocondriales, pueden desencadenar epilepsia.

  • Factores Ambientales y Tóxicos:

La exposición a ciertas toxinas, abuso de sustancias o complicaciones durante el parto (hipoxia neonatal) pueden también contribuir al desarrollo de epilepsia.

Síntomas de la Epilepsia

Los síntomas de la epilepsia varían ampliamente dependiendo del tipo de crisis epiléptica y la región del cerebro afectada. A continuación, se describen los síntomas comunes asociados a diferentes tipos de crisis epilépticas:

Crisis Parciales (Focales):

Estas crisis se originan en una región específica del cerebro y pueden clasificarse en:

  • Crisis Parciales Simples:

No hay pérdida de conciencia. Los síntomas pueden incluir movimientos involuntarios en una parte del cuerpo, sensaciones extrañas (hormigueo, mareo) o fenómenos sensoriales (destellos de luz, olores extraños).

  • Crisis Parciales Complejas:

Hay alteración de la conciencia. Los pacientes pueden parecer confundidos, tener comportamientos repetitivos (masticar, caminar sin rumbo) y no recordar el episodio.

Crisis Generalizadas:

Estas crisis afectan a ambos hemisferios cerebrales desde el inicio:

  • Crisis Tónico-Clónicas (Gran Mal):

Involucran una fase tónica (rigidez muscular) seguida de una fase clónica (sacudidas rítmicas). Puede haber pérdida de conciencia y mordedura de la lengua.

  • Crisis de Ausencia (Petit Mal):

Breves episodios de pérdida de conciencia, donde la persona parece estar «ausente» o mirando al vacío. Comunes en niños.

  • Crisis Mioclónicas:

Sacudidas breves y repentinas de uno o varios grupos musculares.

  • Crisis Atónicas:

Pérdida repentina del tono muscular, lo que puede provocar caídas.

  • Crisis Tónicas:

Rigidez muscular súbita sin movimientos clónicos.

Otros Síntomas Asociados:

  • Auras:

Sensaciones previas a una crisis, como una sensación de déjà vu, cambios en la percepción sensorial o sentimientos inexplicables.

  • Postictales:

Después de una crisis, los pacientes pueden experimentar confusión, somnolencia, dolores musculares o dolor de cabeza.

Consideraciones Adicionales

  • Frecuencia y Duración:

La frecuencia y duración de las crisis pueden variar ampliamente entre los pacientes. Algunas personas pueden experimentar crisis diarias, mientras que otras pueden tener episodios menos frecuentes.

  • Impacto Psicosocial:

La epilepsia puede afectar la vida diaria, incluyendo la capacidad de trabajar, conducir y participar en actividades sociales. El estigma y el estrés asociados pueden también impactar la salud mental del paciente.

En resumen, la epilepsia tiene múltiples causas y una amplia gama de síntomas que afectan a cada individuo de manera diferente. Un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado son fundamentales para manejar esta condición y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes