Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué factores desencadenan la epilepsia?

Chica que ha sufrido un episodio epileptico

La epilepsia es una condición neurológica compleja en la que las personas experimentan convulsiones recurrentes. Los desencadenantes de la epilepsia pueden variar ampliamente de una persona a otra, y en muchos casos, pueden ser difíciles de identificar con precisión. Sin embargo, hay algunos factores comunes que se han asociado con el desencadenamiento de convulsiones en personas con epilepsia. Aquí hay una descripción detallada de algunos de estos factores:

  • Factores Genéticos:

Existe una clara predisposición genética para la epilepsia. Las personas con antecedentes familiares de epilepsia tienen un mayor riesgo de desarrollar la condición.

  • Lesiones Cerebrales:

Traumatismos craneales, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales y otras lesiones cerebrales pueden desencadenar la epilepsia. Estas lesiones pueden interferir con la actividad eléctrica normal del cerebro, lo que aumenta el riesgo de convulsiones.

  • Anomalías Congénitas:

Algunas anomalías cerebrales presentes desde el nacimiento pueden predisponer a una persona a desarrollar epilepsia. Estas anomalías pueden incluir malformaciones del desarrollo cortical, como la esclerosis tuberosa o el síndrome de Sturge-Weber.

  • Infecciones del Sistema Nervioso Central:

Infecciones como la meningitis, encefalitis o infecciones parasitarias pueden causar inflamación en el cerebro, lo que aumenta el riesgo de epilepsia.

  • Trastornos Metabólicos:

Algunos trastornos metabólicos, como la diabetes, los desequilibrios electrolíticos o los trastornos del metabolismo de los aminoácidos, pueden desencadenar convulsiones en personas predispuestas.

  • Privación de Sueño:

La falta de sueño o los cambios en los patrones de sueño pueden desencadenar convulsiones en algunas personas con epilepsia. El estrés y la fatiga también pueden contribuir a este factor desencadenante.

  • Consumo de Alcohol y Drogas:

El alcohol y ciertas drogas ilícitas pueden aumentar el riesgo de convulsiones en personas con epilepsia. Además, la interacción entre los medicamentos antiepilépticos y otras sustancias puede desencadenar convulsiones.

  • Fotoparoxismo:

Algunas personas son sensibles a la estimulación visual, como luces intermitentes o patrones visuales específicos, lo que puede desencadenar convulsiones en lo que se conoce como epilepsia fotosensible.

Es importante tener en cuenta que los desencadenantes de las convulsiones pueden variar significativamente entre las personas con epilepsia, y no todas las personas con la condición tendrán los mismos factores desencadenantes.

Identificar y evitar los desencadenantes conocidos puede ayudar a reducir la frecuencia de las convulsiones en algunas personas. Sin embargo, siempre es fundamental trabajar en estrecha colaboración con un médico especialista en epilepsia para desarrollar un plan de manejo personalizado y efectivo.

¿Qué tipos de epilepsia existen?

La epilepsia es una condición neurológica que se manifiesta de diversas formas y se clasifica en diferentes tipos según varios criterios, como la causa subyacente, el patrón de las convulsiones y los hallazgos en los estudios de neuroimagen. Aquí hay una descripción detallada de algunos de los tipos más comunes de epilepsia:

Epilepsia Idiopática o Primaria:

  • En este tipo de epilepsia, no se puede identificar una causa subyacente específica
  • La condición se considera genética o de origen desconocido.
  • A menudo comienza en la infancia o la adolescencia
  • Puede presentar antecedentes familiares de convulsiones.

Epilepsia Sintomática o Secundaria:

Esta forma de epilepsia se caracteriza por tener una causa subyacente identificable, como:

  • Una lesión cerebral traumática
  • Una anomalía congénita
  • Un tumor cerebral
  • Una infección cerebral
  • Un accidente cerebrovascular.
  • La epilepsia sintomática puede manifestarse a cualquier edad y suele estar asociada con otros síntomas neurológicos además de las convulsiones.

Epilepsia Criptogénica:

En algunos casos, a pesar de una evaluación exhaustiva, no se puede identificar una causa clara de las convulsiones. Estos casos se denominan epilepsia criptogénica y pueden representar una forma intermedia entre la epilepsia idiopática y la sintomática.

Epilepsia Generalizada:

En este tipo de epilepsia, las convulsiones involucran ambos hemisferios cerebrales desde el inicio y pueden manifestarse como:

  • Convulsiones tónico-clónicas generalizadas
  • Ausencias (pequeñas convulsiones)
  • Mioclonías
  • Convulsiones tónicas.

La epilepsia generalizada puede tener un componente genético significativo y a menudo se diagnostica en la infancia o la adolescencia.

Epilepsia Focal o Parcial:

Las convulsiones en la epilepsia focal comienzan en una región específica del cerebro y pueden extenderse a otras áreas cercanas (epilepsia focal con generalización secundaria) o permanecer localizadas (epilepsia focal con generalización mínima). Las convulsiones focales pueden causar una variedad de síntomas, dependiendo del área del cerebro afectada, como:

  • Movimientos involuntarios
  • Sensaciones anormales
  • Alteraciones de la conciencia.

Síndromes Epilépticos Específicos:

Además de los tipos generales de epilepsia, existen varios síndromes epilépticos específicos que se caracterizan por un conjunto distintivo de características clínicas y electroencefalográficas. Algunos ejemplos incluyen:

  • Síndrome de West
  • Síndrome de Lennox-Gastaut
  • Síndrome de Dravet, entre otros.

Es importante destacar que esta clasificación no es exhaustiva y que existen muchos subtipos y variaciones de epilepsia. El diagnóstico y la clasificación precisos de la epilepsia requieren una evaluación integral por parte de un neurólogo especializado en epilepsia, que puede incluir pruebas de imagen cerebral, estudios electroencefalográficos y análisis detallados de la historia clínica del paciente.

¿Qué síntomas presenta una persona con epilepsia?

Las personas con epilepsia pueden experimentar una variedad de síntomas, que van desde convulsiones visibles hasta síntomas más sutiles que pueden no ser fácilmente reconocidos como convulsiones. Aquí hay una descripción detallada de los síntomas más comunes asociados con la epilepsia:

Convulsiones Tónico-Clónicas Generalizadas:

También conocidas como convulsiones de gran mal, estas son las convulsiones más reconocidas y dramáticas. Se caracterizan por:

  • Una pérdida brusca de la conciencia
  • Rigidez muscular (fase tónica) seguida de movimientos rítmicos y violentos de las extremidades (fase clónica).
  • Pueden estar acompañadas de mordedura de lengua
  • Incontinencia urinaria o fecal
  • Pueden dejar a la persona confundida o desorientada después de la convulsión.

Convulsiones Focales o Parciales:

Estas convulsiones comienzan en una región específica del cerebro y pueden manifestarse de diferentes maneras, dependiendo del área del cerebro afectada. Los síntomas pueden incluir:

  • Movimientos involuntarios de una parte del cuerpo (convulsiones motoras),
  • Sensaciones anormales o experiencias sensoriales (convulsiones sensoriales),
  • Cambios emocionales o cognitivos (convulsiones psicomotoras),
  • Alteraciones de la conciencia (convulsiones de ausencia parcial).

Convulsiones de Ausencia:

También conocidas como pequeñas convulsiones, estas se caracterizan por:

  • Una breve pérdida de conciencia que puede pasar desapercibida o confundirse con distracciones momentáneas.
  • Durante una convulsión de ausencia, la persona puede parecer estar desconectada de su entorno
  • Puede detener momentáneamente lo que está haciendo.

Mioclonías:

Estas son sacudidas musculares breves y repentinas que pueden afectar a una parte del cuerpo o a todo el cuerpo. Las mioclonías pueden ocurrir como un síntoma independiente o como parte de otros tipos de convulsiones.

Síntomas Autonómicos:

Algunas personas con epilepsia pueden experimentar síntomas autonómicos durante o después de una convulsión, como:

  • Taquicardia
  • Palpitaciones
  • Sudoración profusa
  • Náuseas
  • Sensación de calor o frío.

Síntomas Psicológicos:

  • Cambios en el estado de ánimo,
  • La ansiedad
  • La irritabilidad
  • La confusión

Pueden ser síntomas asociados con la epilepsia, especialmente después de una convulsión.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas con epilepsia experimentarán todos estos síntomas, y la presentación clínica puede variar ampliamente entre los individuos. Además, los síntomas pueden cambiar con el tiempo y pueden estar influenciados por factores como la edad, el tipo de epilepsia y el tratamiento recibido. Si alguien sospecha que puede tener epilepsia o ha presenciado convulsiones en otra persona, es fundamental buscar una evaluación médica completa para un diagnóstico preciso y un manejo adecuado de la condición.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes