Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la Escala de Depresión en la Epilepsia (DIE)?

La escala para depresión en epilepsia Neurologic Disorders Depression Inventory for Epilepsy (NDDI-E), contiene 6 preguntas autoaplicadas a las que se responde en menos de 3 min; una puntuación ≥ 15 indica un episodio depresivo mayor con sensibilidad del 81%, especificidad del 90%, valor predictivo positivo del 62% y valor predictivo negativo del 96%. Esta escala está validada a español, portugués, alemán, italiano y japonés; para tamizar la depresión en pacientes con epilepsia.

La escala de ansiedad y depresión hospitalaria Hospital Anxiety and Depression Scale (HADS) es un inventario breve y autoaplicable para evaluar síntomas tanto de ansiedad como de depresión en pacientes médicamente enfermos. La HAD se validó en epilépticos, con un punto de corte de 7, con sensibilidad del 99% y especificidad del 87,5-100%.

Estas escalas facilitan la tamización, pero algunos proponen que un trabajador de salud mental confirme el diagnóstico, apoyándose en los criterios diagnósticos del DSM-5. La presencia de ánimo depresivo, frecuente en pacientes con y sin epilepsia, cuando es transitoria no implica el diagnóstico clínico de depresión y no requiere tratamiento. Por el contrario, la anhedonia, el vacío y el aislamiento social, síntomas con importante valor depresivo, no deben ser normalizados en esta población.

¿Qué son las disforias interictales?

Las disforias interictales representan los trastornos psiquiátricos más comunes en las personas con epilepsia y se caracterizan por irritabilidad, además de ataques de ira, afecto depresivo, ansiedad, insomnio y cefalea. 

Estado depresivo Preictal: El ánimo depresivo y la irritabilidad pueden ocurrir como episodios prodrómicos, que se manifiestan horas o días antes de la crisis epiléptica y, con frecuencia, los síntomas se resuelven con el inicio de la crisis

Estado depresivo ictal: Los síntomas depresivos pueden ser fenómenos ictales (dentro de la crisis) y como tales son una crisis parcial simple. Esta manifestación afectiva de un fenómeno ictal resulta de difícil identificación para el observador no entrenado. Por esto con frecuencia pasa inadvertida y se interpreta como síntomas afectivos no relacionados con un fenómeno epiléptico. Para identificar más fácilmente estos síntomas depresivos, se debe tener en cuenta las siguientes características:

a) los síntomas son breves

b) son estereotipados

c) ocurren fuera de contexto

d) pueden asociarse con otros fenómenos ictales.

La depresión ictal parece ser más común en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal, si bien en el 25% de las auras hay síntomas psiquiátricos y el 15% de estas auras incluyen síntomas afectivos.

Estado depresivo postictal: Se han descrito síntomas depresivos de duración variable luego de una crisis epiléptica. Aunque es infrecuente encontrar a pacientes con episodios depresivos postictales aislados, la mayoría de estos también sufren episodios depresivos interictales. Los episodios de depresión postictal ocurren con más frecuencia tras crisis parciales simples originadas en las estructuras temporales derechas

¿Cuál es la relación entre la depresión y la epilepsia?

Una de las características que ambos trastornos tienen en común es la desregulación del eje hipotálamo-hipófiso-adrenal. La epileptogénesis podría exacerbar con el exceso de hormonas liberadas durante los estados crónicos de estrés que caracterizan la depresión, en tanto que el hipocampo es particularmente vulnerable a estas hormonas por las grandes cantidades de receptores de corticoides que posee. De modo complementario, el estrés es el precipitante de crisis más comúnmente identificado por las personas con epilepsia.

Tanto la corticoliberina como los corticoides incrementan la excitabilidad de las neuronas del hipocampo y facilitan el inicio de convulsiones. Además se ha documentado una pérdida de volumen cortical bilateral a nivel frontal y de tálamo izquierdo en personas con epilepsia y depresión

El trastorno depresivo mayor puede anteceder y aumentar el riesgo de inicio de epilepsia. En el contexto de una relación bidireccional entre ambas entidades, no solo los pacientes con epilepsia tienen mayor riesgo de contraer comorbilidades depresivas, sino que también los pacientes con depresión tienen un riesgo 4-7 veces mayor de sufrir epilepsia.

A pesar de la extensa literatura que señala a la depresión como la principal comorbilidad psiquiátrica en personas con epilepsia, los reportes continúan indicando que la depresión está infradiagnosticada e infratratada.

¿Cómo afecta la depresión al tratamiento en la epilepsia?

La depresión es un predictor de peor respuesta a los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos. Esta alta comorbilidad se ha planteado como la expresión de una relación bidireccional y compleja y a su vez el indicio de mecanismos patogénicos comunes.

Sin embargo, la búsqueda y la identificación de estos síntomas son escasas y cuando se diagnostica, el tratamiento es subóptimo, lo que priva a los pacientes de la atención integral que requieren. 

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia?

La epilepsia es un trastorno neurológico caracterizado por la predisposición del cerebro a generar convulsiones recurrentes. Estas convulsiones son el resultado de descargas eléctricas excesivas de grupos de neuronas cerebrales. Los síntomas de la epilepsia pueden variar significativamente entre individuos, dependiendo del área del cerebro afectada y del tipo de convulsión. Aquí se describen los síntomas más comunes asociados a la epilepsia, organizados por categorías para facilitar su comprensión.

Síntomas Durante las Convulsiones

Convulsiones Focales o Parciales

Las convulsiones focales, también conocidas como parciales, comienzan en una área específica del cerebro y pueden ser simples o complejas:

  • Convulsiones Focales Simples:

No afectan la conciencia o la memoria. El individuo puede experimentar cambios en la visión, oído, olfato, gusto, o sensaciones táctiles, movimientos involuntarios de una parte del cuerpo (como el brazo o la pierna), y sensaciones emocionales o psíquicas inusuales.

  • Convulsiones Focales Complejas:

Afectan la conciencia o la capacidad de responder. Pueden comenzar con una experiencia de aura, seguida de rigidez o movimientos de automatismo, como parpadeo, masticación, o caminar en círculos.

Convulsiones Generalizadas

Las convulsiones generalizadas afectan ambos lados del cerebro. Los tipos más comunes incluyen:

  • Ausencias:

Breves lapsos de conciencia con mirada fija, que pueden ser acompañados por movimientos sutiles como parpadeo. Comunes en niños.

  • Tónico-clónicas:

Anteriormente conocidas como «gran mal», estas convulsiones causan pérdida de conciencia, caídas, rigidez corporal (fase tónica), seguidas de sacudidas y contracciones musculares (fase clónica), respiración anormal, y a veces pérdida del control de la vejiga o mordedura de la lengua.

  • Mioclónicas:

Sacudidas breves de brazos y piernas.

  • Atónicas:

Pérdida del control muscular que causa caídas.

Síntomas Entre Convulsiones

Fuera de las convulsiones, las personas con epilepsia pueden experimentar:

  • Problemas de memoria o concentración.
  • Fatiga o cansancio, especialmente después de una convulsión.
  • Cambios de humor o depresión.
  • Ansiedad.

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico de la epilepsia se realiza a través de la historia clínica del paciente, junto con estudios como el electroencefalograma (EEG) y, en algunos casos, imágenes cerebrales como la resonancia magnética (RM). El tratamiento puede incluir medicamentos antiepilépticos, cirugía cerebral, terapias dietéticas, o dispositivos de estimulación nerviosa, dependiendo de la frecuencia y tipo de convulsiones, así como de la respuesta del paciente a los tratamientos iniciales.

La información precisa y compasiva es crucial para quienes viven con epilepsia o cuidan a alguien con este trastorno. Es fundamental acercarse a profesionales de la salud para obtener un diagnóstico adecuado y discutir las opciones de tratamiento más efectivas para cada caso individual.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes