Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué es la epilepsia fotosensitiva?

La epilepsia, una condición neurológica que afecta a millones de personas en todo el mundo, es a menudo mal entendida y rodeada de estigmas. Se caracteriza por episodios recurrentes de convulsiones, que son causadas por una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Estas convulsiones pueden variar en su presentación y gravedad, lo que dificulta el diagnóstico y el manejo adecuado de la enfermedad. Uno de los tipos de epilepsia es la epilepsia fotosensitiva, la cual se desencadena por estímulos visuales como luces. A continuación te explicaremos más acerca de la epilepsia, lo que caracteriza a la epilepsia fotosensitiva y qué opciones de tratamiento hay hoy en día.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad neurológica en la cuál se produce una actividad eléctrica anormal a nivel de la corteza cerebral, muchas veces mejor explicado coloquialmente como un corto circuito. Esta alteración de la actividad eléctrica cerebral ocasiona muchos síntomas según el área del cerebro afectada, siendo una de las presentaciones más comunes los movimientos rápidos de todo el cuerpo, asociado a una pérdida del conocimiento y en ocasiones pérdida de control de esfínteres y mordedura de lengua.

Mientras que algunas personas experimentan convulsiones que involucran estos movimientos involuntarios del cuerpo, otros pueden tener convulsiones menos evidentes, como episodios de ausencia en los que parecen desconectarse brevemente de su entorno. Además, hay un subtipo específico de epilepsia que se desencadena por estímulos visuales, conocido como epilepsia fotosensitiva.

¿Cómo se presenta la epilepsia fotosensitiva?

La epilepsia fotosensitiva es una forma particular de epilepsia en la que las convulsiones son provocadas por estímulos visuales, como luces intermitentes o patrones visuales rápidos y repetitivos. Estos estímulos pueden incluir luces estroboscópicas en clubes nocturnos, ciertos videojuegos, televisores con imágenes rápidamente cambiantes, o incluso patrones de luces naturales como la luz del sol a través de los árboles en movimiento. Para las personas con esta forma de epilepsia, la exposición a estos desencadenantes visuales puede desencadenar convulsiones, que pueden variar desde sensaciones leves de mareo o desorientación hasta convulsiones más graves.

Los síntomas de la epilepsia fotosensitiva pueden ser difíciles de predecir y pueden variar de una persona a otra. Algunas personas pueden experimentar una sensación de malestar o aviso antes de una convulsión, mientras que otras pueden no tener ningún indicio de que una convulsión está por ocurrir. Esto puede hacer que sea especialmente desafiante vivir con esta forma de epilepsia, ya que los desencadenantes visuales pueden encontrarse en entornos cotidianos y ser difíciles de evitar por completo, lo cuál puede ocasionar convulsiones repentinas sin previo aviso.

¿La epilepsia fotosensitiva tiene cura?

Así como otras enfermedades crónicas como la diabetes, la epilepsia no tiene una cura como tal, pero sí existe gran variedad de medicamentos que ayudan a controlar la enfermedad para evitar la aparición de nuevas crisis convulsivas.

El tratamiento de la epilepsia generalmente implica ayudar a controlar las crisis convulsivas y minimizar los desencadenantes a través de una combinación de:

  • Medicamentos antiepilépticos
  • Terapia conductual
  • Cambios en el estilo de vida

Sin embargo, el tratamiento específico para la epilepsia fotosensitiva puede requerir un enfoque adicional para evitar los estímulos visuales que desencadenan las convulsiones.

Para muchas personas con epilepsia fotosensitiva, evitar los desencadenantes visuales puede ser un desafío constante. Sin embargo, hay algunas estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo de crisis convulsivas. Por ejemplo:

  • Evitar entornos con luces intermitentes o patrones visuales rápidos y repetitivos
  • Limitar el tiempo frente a pantallas
  • Usar lentes de sol polarizadas.
  • Mantener un horario de sueño regular
  • Evitar el estrés
  • Practicar técnicas de relajación

Estas medidas pueden ayudar a reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones en general.

Además, el apoyo emocional y la educación sobre la epilepsia son fundamentales para ayudar a las personas a vivir bien con esta condición y para desafiar los estigmas y las percepciones erróneas que la rodean.

La epilepsia fotosensitiva es una forma de epilepsia que se desencadena por estímulos visuales. Si bien puede ser desafiante vivir con esta condición, con el tratamiento adecuado y la adopción de medidas preventivas, muchas personas pueden llevar una vida plena y activa.

Es fundamental seguir trabajando para aumentar la conciencia y comprensión de la epilepsia en todas sus formas, para que las personas afectadas puedan recibir el apoyo y la atención que necesitan.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes