Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Diagnóstico Diferencial de la Epilepsia Fotosensitiva

El cerebro contiene miles de millones de neuronas (células nerviosas) que crean y reciben impulsos eléctricos. Los impulsos eléctricos permiten que las neuronas se comuniquen entre sí. Durante una convulsión, hay actividad eléctrica anormal y excesiva en el cerebro. Esto puede causar cambios en la conciencia, el comportamiento y/o movimientos anormales. Esta actividad suele durar sólo unos pocos segundos o minutos. 

La epilepsia se refiere a una condición en la que una persona tiene riesgo de ataques epilépticos recurrentes. No todas las personas que han tenido una convulsión tienen epilepsia. Las convulsiones no epilépticas pueden ser causadas por otras condiciones, como un nivel bajo de azúcar en la sangre, un desmayo o un ataque de ansiedad. 

¿Por qué una persona convulsiona?

No todas las convulsiones no son causadas por la epilepsia. Hay tres categorías amplias de causas de convulsiones:

  • Epilepsia:

Las personas con epilepsia tienen un tipo de disfunción cerebral que provoca episodios intermitentes de actividad eléctrica anormal. Esto puede ser causado por cualquier tipo de lesión cerebral, como un traumatismo, un derrame cerebral, una infección cerebral o un tumor cerebral. En algunas personas, la epilepsia es una condición hereditaria. En muchos casos, la causa de los ataques epilépticos no está clara

  • Convulsiones provocadas.

Un tipo similar de actividad eléctrica anormal en el cerebro puede ser causado por ciertas drogas, abstinencia de alcohol y otros desequilibrios, como un nivel bajo de azúcar en la sangre. Las convulsiones causadas por problemas como estos se denominan convulsiones «provocadas». Por lo general, no vuelven a ocurrir una vez que se soluciona el problema

  • Pseudocrisis.

Parecen convulsiones, pero no son causadas por una actividad cerebral anormal. Estas convulsiones pueden deberse a un desmayo, un trastorno muscular o una condición psicológica

¿Qué es la epilepsia fotosensitiva?

La epilepsia fotosensitiva es una forma particular de epilepsia en la cual los episodios de convulsiones o crisis epilépticas son desencadenados por estímulos visuales intermitentes, como luces intermitentes, patrones visuales o cambios rápidos en la iluminación. Sin embargo, es importante reconocer que no todos los episodios de sensibilidad a la luz son necesariamente epilepsia fotosensitiva.

La epilepsia fotosensitiva es una forma relativamente rara de epilepsia, pero su prevalencia exacta puede variar según la población estudiada y los criterios utilizados para su diagnóstico. En general, se estima que representa aproximadamente el 3-5% de todos los casos de epilepsia.

Si experimentas episodios de sensibilidad a la luz que sospechas que podrían ser epilepsia fotosensitiva, es crucial buscar atención médica especializada. Un neurólogo o epileptólogo realizará una evaluación médica integral, que incluirá:

  • Historia clínica detallada:

Se discutirán los antecedentes médicos, síntomas y posibles factores desencadenantes de los episodios

  • Examen neurológico:

Se llevará a cabo un examen físico y neurológico completo para evaluar la función cerebral y descartar otras causas de tus síntomas

  • Pruebas de diagnóstico:

Pueden realizarse pruebas como un electroencefalograma para registrar la actividad eléctrica del cerebro y detectar posibles anormalidades durante los episodios de sensibilidad a la luz 

¿Cuál es el diagnóstico diferencial de la epilepsia fotosensitiva?

Es importante distinguir entre la epilepsia fotosensitiva y otras condiciones que pueden causar sensibilidad a la luz, como:

  • Migraña con aura:

Algunas personas experimentan migrañas con síntomas visuales, como destellos de luz, que pueden confundirse con la epilepsia fotosensitiva. Sin embargo, en la migraña con aura, los síntomas visuales suelen preceder a un dolor de cabeza característico.

  • Trastornos de ansiedad:

La sensibilidad a la luz también puede ocurrir en el contexto de trastornos de ansiedad, donde los estímulos visuales intensos pueden desencadenar respuestas de estrés o ansiedad, pero no convulsiones epilépticas.

  • Otras formas de epilepsia:

Existen muchas otras formas de epilepsia que pueden presentar sensibilidad a la luz como un síntoma, pero que tienen características clínicas y patrones de electroencefalograma distintivos que ayudan a diferenciarlas de la epilepsia fotosensitiva. 

¿Cuál es el tratamiento y manejo de la epilepsia fotosensitiva?

Una vez que se establece el diagnóstico de epilepsia fotosensitiva, el tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos antiepilépticos:

Se pueden recetar medicamentos para reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones fotosensitivas

  • Evitar desencadenantes:

Se recomienda evitar o minimizar la exposición a estímulos visuales intermitentes que desencadenan las convulsiones, como luces parpadeantes o patrones visuales intensos

  • Educación y apoyo:

Es importante educar a los pacientes y sus familias sobre la epilepsia fotosensitiva, sus desencadenantes y cómo manejar los episodios de convulsiones de manera segura

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes