Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿La epilepsia afecta la esperanza de vida?

La esperanza de vida se refiere al número de años que en promedio se espera que viva una persona después de nacer. En México, la esperanza de vida aumentó considerablemente; en 1930 las personas vivían en promedio 34 años; 40 años después en 1970 este indicador se ubicó en 61; en 2000 fue de 74 y en 2022 es de poco más de 75 años.

La esperanza de vida puede disminuir o acortarse por múltiples factores entre los más destacados están los factores genéticos y los factores ambientales. Siendo los primeros algo que no podremos modificar y los segundos algo modificable como el estilo de vida, la nutrición , el realizar ejercicio y el acceso a servicios médicos.

Dentro de los factores genéticos va desde la edad en la que fallecieron nuestros padres y abuelos, hasta el propio comportamiento de nuestras células al ambiente. Así mismo dentro de los factores de genética se contemplan las enfermedades que son heredadas de nuestra familia como:

  • Las enfermedades reumatológicas
  • Alergias
  • Enfermedades congénitas o que están presentes desde el nacimiento
  • Algunas enfermedades neurológicas como la epilepsia.

Los pacientes con epilepsia presentan una expectativa de vida reducida que es en promedio, dos o tres veces mayor que el de la población general si no se toman las debidas precauciones e instrucciones de un médico especialista. El riesgo de muerte no se distribuye de manera homogénea entre todas las edades, patologías y síndromes de epilepsia.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad neurológica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por la aparición de convulsiones periódicas, que son episodios de actividad cerebral anormal que pueden manifestarse de diversas maneras, desde sacudidas leves hasta convulsiones violentas.

A pesar de los avances en diagnóstico y tratamiento, la epilepsia sigue siendo una condición con importantes implicaciones en la calidad de vida y la esperanza de vida de quienes la padecen.

Uno de los aspectos más preocupantes relacionados con la epilepsia es su impacto en la mortalidad y la esperanza de vida de los pacientes. Se estima que las personas con epilepsia tienen un riesgo de muerte prematura hasta tres veces mayor que la población general. Este riesgo puede estar relacionado no solo con las convulsiones mismas, que pueden ser peligrosas si ocurren en momentos inapropiados, como al conducir un vehículo o bañarse, sino también con otras complicaciones asociadas a la enfermedad, como la caída y lesiones cerebrales.

Además de las convulsiones, la epilepsia puede estar asociada a una serie de comorbilidades, es decir, condiciones médicas adicionales que pueden afectar la salud y la calidad de vida de los pacientes. Algunas de estas comorbilidades incluyen:

  • Trastornos psiquiátricos
  • Problemas de aprendizaje y memoria
  • Trastornos del sueño, entre otros.

Estas condiciones pueden complicar el manejo de la epilepsia y aumentar el riesgo de mortalidad prematura.

¿Cuáles son los factores de riesgo para padecer epilepsia?

Existen múltiples factores de riesgo para que se presente mortalidad prematura en los pacientes con epilepsia, entre ellos son:

  • Presentar un estatus epileptico
  • Frecuencia en la que se presentan los estatus epilépticos
  • Tipo de convulsiones
  • La causa o etiología de la epilepsia 
  • Apego a tratamiento
  • Control de las convulsiones
  • Si se presenta refractariedad a tratamiento. 

El estatus epileptico se define por la Epilepsy Foundation of America (EFA) y la Liga Internacional contra la crisis epilépticas que se prolongan durante más de 5 minutos o que se suceden sin recuperación de la conciencia o del estado neurológico previo.

La mortalidad del estatus epiléptico aumenta sustancialmente con tasas de letalidad entre el 4,6% y el 39%, dependiendo de su causa y duración, y de la edad de la población estudiada. Esta es significativamente mayor en personas con convulsiones de una causa estructural o conocida, en comparación con las desconocidas o idiopáticas ; Y la mortalidad es mayor en niños que en adultos.

Su mortalidad se asocia con la resistencia a los medicamentos como el estatus epileptico refractario y el superrefractario (cuando se dan crisis epilépticas de forma muy frecuente y, tras aplicar un tratamiento adecuado, no se están obteniendo mejoras) los cuales se asocian con una tasa de mortalidad de hasta el 39,5% y el 37,5%, respectivamente.

Dentro de los que recayeron en un estatus epileptico en los seis meses inmediatos al ultimo estatus, la mortalidad después del segundo evento a los 30 días fue del 24%

Por otro lado, el riesgo de muerte  también se verá influenciada por cuanto más tiempo pasa después del diagnóstico de epilepsia y se vuelve a presentar un estatus epiléptico y está es más alta cuando se produce dentro de los primeros dos años después del diagnóstico. 

La etiología de la epilepsia parece ser el factor influyente más importante, en múltiples estudios de cohorte se demostró que la etiología estructural presenta valores mucho más elevados de mortalidad en los primeros años tras el diagnóstico que paulatinamente van disminuyendo de manera significativa hasta alcanzar valores comparables a los de las epilepsias sin cambios estructurales, todo en función de un buen apego a tratamiento y control de los síntomas.

En otra instancia aquellos quienes padecen trastornos neurológicos con causa subyacente de la epilepsia, especialmente cuando el sistema nervioso central está involucrado las tasas de mortalidad son más altas, en este caso:

  • Algún tumor
  • Lesiones cerebrales
  • Malformación de algún área cerebral especifica

Hablando específicamente de la mortalidad en el tipo de convulsiones (Tonico-clonica, de ausencia, generalizadas, parciales, etc.) aunque los datos sobre este factor son limitados, en múltiples estudios se propone que las crisis tónico-clónicas tienen la influencia más significativa sobre la mortalidad.

La causa más importante de muertes relacionadas con la epilepsia es la muerte súbita e inexplicable en pacientes con epilepsia (SUDEP) especialmente en los grupos jóvenes y de mediana edad. Los estudios poblacionales con seguimiento a largo plazo demostraron que los primeros años después del diagnóstico conllevan el mayor riesgo de muerte, mientras que en los últimos años la mortalidad disminuye por esta causa.

Existen diversos tipos de tratamiento anticonvulsivante, todos enfocados en:

  • La peculiaridad de cada paciente
  • Su tipo de crisis convulsiva
  • Edad
  • Años que ha presentado la enfermedad
  • Si presenta alguna malformación cerebral u otra enfermedad en conjunto

Por lo que es muy importante acudir con un médico especializado en busque de tratamiento médico con anticonvulsivante y quirúrgico de ser necesario. 

La importancia de un buen control de las convulsiones y atención médica continua recae en que las personas con epilepsia que dejan de tener convulsiones gracias a los medicamentos anticonvulsivos pueden invariablemente llevar una vida normal y nivelarse con la esperanza de vida usual . Un mejor control de las convulsiones y la exposición a un centro de atención integral especializado pueden ayudar a reducir el riesgo de muerte en pacientes con epilepsia y de manera concomitante mejorar la calidad de vida.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes