Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Qué enfermedades pueden causar convulsiones?

Las convulsiones pueden ser causadas por diversas enfermedades, incluyendo epilepsia, accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneales, infecciones cerebrales, tumores cerebrales, entre otras.

  • Eventos Cerebrovasculares:

Un accidente cerebrovascular, también conocido como ACV, es una interrupción en el flujo sanguíneo del cerebro que puede causar daño cerebral. Los ACV pueden ser causados por una obstrucción o una hemorragia cerebral. Las convulsiones son un síntoma común en las personas que han sufrido un ACV.

  • Meningitis:

La meningitis es una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Puede ser causada por infecciones bacterianas, virales o fúngicas.

  • Encefalitis:

La encefalitis es una inflamación del cerebro que puede ser causada por infecciones virales o bacterianas, debido a esto el cerebro causa alteración y, por ende, convulsiones.

  • Tumor cerebral:

Las convulsiones pueden ocurrir inmediatamente después de la lesión o pueden tardar en aparecer varios meses o años después. También pueden ocurrir como resultado de una lesión cerebral causada por un tumor cerebral.

  • Trastornos metabólicos:

Algunos trastornos metabólicos pueden causar esta alteración cerebral, incluyendo la hiponatremia y la hipocalcemia.

¿Qué es una convulsión?

Para comenzar hay que definir de primera instancia lo que es la convulsión. Una convulsión ocurre cuando hay actividad anormal en el cerebro y esto causa cambios súbitos de conciencia, movimientos y comportamiento.

Algunas veces el estremecimiento o temblor no sucede. Las convulsiones pueden ser diferentes en cada niño y es la razón por la cual hay muchos tipos de convulsiones infantiles:

  • Temblor recurrente total o parcial del cuerpo
  • Mirada fija
  • Caer al suelo
  • Espasmos musculares repentinos y breves
  • Movimientos repetitivos como parpadeo, jalarse la ropa o chasquido con los labios.

 ¿Por qué ocurre una convulsión?

Las convulsiones provocadas son causadas por algo que afecta al cerebro solamente por un periodo corto de tiempo. Algunos ejemplos son:

  • Fiebre
  • Bajo nivel de azúcar en la sangre
  • Infección o lesión cerebral
  • Ingestión de venenos u otras sustancias tóxicas.

Las convulsiones no provocadas son causadas por un cambio en la actividad eléctrica del cerebro. La causa podría ser genética (presente en la familia). También podría ser debido a la manera en como el cerebro se formó durante las primeras etapas de la vida del niño. Algunas veces la causa se desconoce. 

¿Cómo se produce la epilepsia?

La epilepsia es un padecimiento que afecta al cerebro y hace que las personas sean más propensas a tener convulsiones. Es uno de los problemas más comunes del sistema nervioso que afecta a personas de todas las edades, razas y origen étnico. Si su niño(a) tiene dos o más convulsiones, se considera que padece de epilepsia.

Hay muchas posibles causas de la epilepsia incluyendo tumores, accidentes cerebrovasculares y daño cerebral debido a una enfermedad o lesión. También puede deberse a un desarrollo anormal del cerebro y a esto se le conoce como displasia cortical. Muchas veces no hay una causa evidente para la epilepsia, en este caso la causa podría ser genética, esto significa que viene de familia. 

Diferentes tipos de convulsiones

Las convulsiones se clasifican en dos grupos básicos: parciales y generalizadas. Las convulsiones generalizadas afectan los dos lados del cerebro y las parciales se limitan solamente a un lado aunque pueden extenderse a otras partes del cerebro y causar convulsiones generalizadas. 

Convulsiones parciales simples:

Durante este tipo de convulsiones el paciente se encuentra alerta y no pierde la conciencia. Pueden experimentar un aura o sensaciones extrañas que consisten en cambios de olfato, visión o auditivos. Duran al menos de un minuto. 

Convulsiones parciales complejas:

Es el tipo más común en donde la convulsión comienza en una parte pequeña del cerebro y luego se extiende y afecta a otras partes del cerebro. Pueden estar despiertos, pero no alertas. Duran entre uno o dos minutos. Se caracterizan por actividades repetidas como chasquido de labios, correr, gritar, llorar y reír, tragar y hablar sin sentido.

Convulsiones tónico-clónicas:

A este tipo de convulsiones se les conoce como de gran mal o ataques convulsivos. El paciente cae inconsciente y afecta a todos los músculos del cuerpo.

  • Fase tónica:

Se pierde la consciencia y se presenta rigidez generalizada de brazos y piernas. La convulsión dura de 10 a 40 segundos.

  • Fase clónica:

Se presenta un temblor rápido que continúa con prolongadas sacudidas de brazos, piernas y cuerpo. Cuando finaliza, se sentirán somnolientos, confusos y enojados. También pueden tener debilidad en un lado del cuerpo.

Crisis de ausencia:

A este tipo de crisis se le conocía como petit mal. La hiperventilación (inspiraciones y espiraciones muy rápidas) es un desencadenante muy común de las crisis de ausencia. Usualmente permanecen en la misma posición durante la crisis. Podrían mover la boca, cara o parpadear. La crisis usualmente dura menos de 30 segundos y ocurre muchas veces en un día.              

Convulsiones mioclónicas:

En este tipo de convulsiones se presentan sacudidas repentinas de la cabeza, brazos y piernas. La sacudida puede ser tan fuerte que usted o su niño podrían caer al suelo. Las convulsiones mioclónicas pueden ocurrir en grupos, esto significa que pueden ocurrir varias convulsiones una después de la otra. 

Convulsiones tónicas:

En este tipo de convulsiones se presenta rigidez repentina del cuerpo que puede causar que el niño caiga súbitamente al suelo. 

Convulsiones atónicas:

Estas convulsiones también se conocen como crisis de caída. En este tipo de convulsiones hay pérdida repentina del tono muscular causando que usted o su niño caigan al suelo. Durante la convulsión usted o su niño estarán flácidos y sin responder.

¿Cómo abordamos las convulsiones?

 Muchos pacientes no necesitan medicamento después de tener solamente una convulsión ya que podrían no tener más. La mayor parte del tiempo los doctores no comenzarán el tratamiento con medicamentos hasta que no tenga 2 o más convulsiones. El doctor dará el tratamiento de acuerdo al estado de salud en general, historial médico y los tipos de convulsiones.

Los medicamentos usados para la epilepsia se conocen como “AED” (Medicamentos antiepilépticos). Los AED se usan para ayudar al cerebro a combatir la actividad convulsiva. Su niño comenzará a tomar un AED a la vez. Se incrementará muy despacio la cantidad del medicamento hasta lograr el control de las convulsiones. En la mayoría de las ocasiones solamente se necesita un AED ocurriendo pocos efectos secundarios.

¿Qué secuelas puede dejar una convulsión?

Cuando una persona experimenta una convulsión, es crucial comprender que las secuelas pueden variar ampliamente según la duración, la intensidad y la frecuencia de las convulsiones, así como la causa subyacente. A continuación, se detallan algunas posibles secuelas que podrían surgir:

  • Fatiga y debilidad muscular:

Tras una convulsión, es común sentir una sensación de cansancio y debilidad. Esto puede deberse al esfuerzo físico y neurológico involucrado durante el episodio.

  • Problemas de memoria y concentración:

Algunas personas experimentan dificultades temporales en la memoria y la concentración después de una convulsión. Esto podría deberse a la actividad eléctrica anormal durante el episodio.

  • Cambios en el estado de ánimo y emociones:

Las convulsiones pueden afectar el equilibrio químico en el cerebro, lo que puede tener un impacto en el estado de ánimo y las emociones. Algunas personas pueden sentirse ansiosas, deprimidas o irascibles después de una convulsión.

  • Lesiones físicas:

Dependiendo de las circunstancias y el entorno en el que ocurra la convulsión, existe el riesgo de lesiones físicas. Pueden ocurrir caídas, golpes o lesiones en extremidades durante el episodio.

  • Problemas cognitivos a largo plazo:

En casos más severos o en personas con epilepsia crónica, las convulsiones recurrentes pueden contribuir a problemas cognitivos a largo plazo, como dificultades en el aprendizaje y la memoria.

  • Condiciones psicológicas:

En algunos casos, las convulsiones pueden tener un impacto psicológico significativo, llevando a la aparición de trastornos de ansiedad o depresión. El manejo integral de la salud mental es crucial en estos casos.

  • Efectos en la calidad de vida:

Las convulsiones recurrentes pueden influir en la calidad de vida de una persona. La incertidumbre y el temor a futuros episodios pueden afectar la rutina diaria, las relaciones interpersonales y la independencia.

Es esencial subrayar que estas secuelas no son universales y pueden variar enormemente entre individuos. La atención médica especializada es fundamental para evaluar y abordar específicamente las necesidades de cada persona afectada por convulsiones. En Neurocenter, entendemos la complejidad de estas situaciones y estamos comprometidos a proporcionar información y apoyo integral para aquellos que buscan comprender y manejar las secuelas de las convulsiones.

Niño conectado a un electroencefalograma

¿Qué puede ofrecer una clínica de epilepsia?

En el ámbito de la epilepsia, las clínicas especializadas como Neurocenter desempeñan un papel crucial al ofrecer una gama integral de servicios destinados a diagnosticar, tratar y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por esta condición neurológica. Aquí te presento una visión detallada de lo que una clínica de epilepsia como Neurocenter puede ofrecer:

  • Diagnóstico preciso:

Neurocenter cuenta con tecnología de vanguardia y un equipo de profesionales altamente capacitados para realizar evaluaciones exhaustivas y diagnósticos precisos de la epilepsia. Esto puede incluir pruebas de electroencefalograma (EEG), imágenes cerebrales y otros estudios especializados.

  • Planificación de tratamiento personalizado:

Después del diagnóstico, la clínica desarrolla planes de tratamiento personalizados para cada paciente. Esto puede involucrar medicamentos antiepilépticos, terapias específicas, cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, consideraciones para la cirugía.

  • Monitoreo y ajuste continuo del tratamiento:

El equipo médico de Neurocenter realiza un seguimiento cercano del progreso de cada paciente, ajustando y optimizando los tratamientos según sea necesario. Este enfoque dinámico garantiza una atención personalizada y eficaz.

  • Servicios de apoyo psicológico:

Comprender y vivir con la epilepsia puede tener un impacto significativo en la salud mental. Neurocenter ofrece servicios de apoyo psicológico para ayudar a los pacientes a hacer frente a los desafíos emocionales asociados con la condición.

  • Programas de rehabilitación y neurorehabilitación:

Para aquellos que experimentan secuelas funcionales debido a la epilepsia, la clínica puede ofrecer programas de rehabilitación y neurorehabilitación diseñados para mejorar la funcionalidad y la calidad de vida.

En Neurocenter, reconocemos la complejidad de la epilepsia y nos comprometemos a proporcionar una atención integral que abarque desde el diagnóstico hasta el manejo a largo plazo. Nuestro objetivo es ser un faro de apoyo y conocimiento para quienes buscan superar los desafíos asociados con esta condición neurológica.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes