Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cuál es la relación entre la diabetes y la epilepsia?

La relación entre la diabetes y la epilepsia es compleja y multifacética. Aunque no existe una conexión directa entre estas dos condiciones, algunas investigaciones sugieren que pueden estar relacionadas de varias maneras:

Hipoglucemia y convulsiones.

Los niveles bajos de azúcar en sangre, es una complicación común en personas con diabetes, especialmente en aquellos que toman insulina o ciertos medicamentos. La hipoglucemia puede provocar síntomas neurológicos, como:

  • Confusión
  • Mareos
  • Convulsiones
  • Coma.

Las convulsiones inducidas por la hipoglucemia pueden ser confundidas con epilepsia, especialmente si ocurren de manera recurrente en una persona con diabetes.

Estrés oxidativo y daño neuronal:

En la diabetes existe un aumento del estrés oxidativo y la inflamación en el cerebro, lo que puede aumentar el riesgo de daño neuronal y disfunción cerebral, incluidas las convulsiones.

Factores de riesgo compartidos:

Algunos factores de riesgo para la diabetes tipo 2, como la obesidad, la hipertensión y la dislipidemia, también se han asociado con un mayor riesgo de epilepsia.

Interacciones de medicamentos:

Algunos medicamentos utilizados para tratar la diabetes, como ciertos medicamentos hipoglucemiantes, pueden interactuar con medicamentos antiepilépticos y aumentar el riesgo de convulsiones o efectos secundarios neurológicos.

Complicaciones Vasculares:

La diabetes aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones vasculares debido a la hiperglucemia crónica, lo que puede resultar en daño a los vasos sanguíneos del cerebro, potencialmente aumentando el riesgo de accidentes cerebrovasculares que, a su vez, pueden ser un factor desencadenante de la epilepsia.

Desequilibrios Metabólicos:

La diabetes se caracteriza por niveles elevados de glucosa en sangre debido a la resistencia a la insulina o a la insuficiencia de producción de esta hormona. Estos desequilibrios metabólicos pueden afectar el cerebro de diversas maneras, incluyendo la alteración de los neurotransmisores, lo cual podría incrementar la susceptibilidad a las crisis epilépticas.

Educación y Autogestión:

La educación sobre cómo manejar tanto la diabetes como la epilepsia es fundamental. Conocer los signos de alerta, cómo administrar los medicamentos adecuadamente y entender los factores desencadenantes de las crisis epilépticas puede mejorar significativamente la calidad de vida.

Apoyo Multidisciplinario:

Un enfoque de tratamiento multidisciplinario que incluya especialistas en neurología, endocrinología, nutrición, y psicología puede ofrecer un manejo integral que aborde todos los aspectos de estas condiciones coexistentes.

¿Qué es una convulsión?

El cerebro contiene miles de millones de neuronas (células nerviosas) que crean y reciben impulsos eléctricos. Los impulsos eléctricos permiten que las neuronas se comuniquen entre sí. Durante una convulsión, hay actividad eléctrica anormal y excesiva en el cerebro. Esto puede causar cambios en la conciencia, el comportamiento y/o movimientos anormales. Esta actividad suele durar sólo unos pocos segundos o minutos.

¿Por qué una persona convulsiona?

No todas las convulsiones no son causadas por la epilepsia. Hay tres categorías amplias de causas de convulsiones:

  • Epilepsia.

Las personas con epilepsia tienen un tipo de disfunción cerebral que provoca episodios intermitentes de actividad eléctrica anormal. Esto puede ser causado por cualquier tipo de lesión cerebral, como un traumatismo, un derrame cerebral, una infección cerebral o un tumor cerebral. En algunas personas, la epilepsia es una condición hereditaria. En muchos casos, la causa de los ataques epilépticos no está clara.

  • Convulsiones provocadas.

Un tipo similar de actividad eléctrica anormal en el cerebro puede ser causado por ciertas drogas, abstinencia de alcohol y otros desequilibrios, como un nivel bajo de azúcar en la sangre. Las convulsiones causadas por problemas como estos se denominan convulsiones «provocadas». Por lo general, no vuelven a ocurrir una vez que se soluciona el problema.

  • Pseudocrisis.

Parecen convulsiones, pero no son causadas por una actividad cerebral anormal. Estas convulsiones pueden deberse a un desmayo, un trastorno muscular o una condición psicológica.

¿Cuáles son los tipos de epilepsias y los síntomas con los que se presentan?

Hay dos grupos principales de convulsiones:

Convulsiones de inicio focal

Comienzan en un área específica, en un lado de su cerebro. Esta convulsión solía llamarse convulsión de inicio parcial. Hay dos tipos de convulsiones focales:

1.Convulsión consciente de inicio focal significa que está despierto y consciente durante la convulsión. Los síntomas pueden incluir:

  • Cambios en los sentidos
  • Cambios en las emociones
  • Sacudidas musculares incontrolables
  • Aparición de luces intermitentes

2.Convulsión de conciencia alterada de inicio focal significa que está confundido o ha perdido el conocimiento o la conciencia durante la convulsión. Los síntomas pueden incluir:

  • Mirada en blanco o una «mirada fija»
  • Movimientos repetitivos como parpadear
  • Relamerse los labios o masticar
  • Frotarse las manos o movimientos de los dedos

Convulsiones de inicio generalizado

Las convulsiones de inicio general afectan una amplia red de células en ambos lados del cerebro al mismo tiempo. Hay seis tipos de convulsiones generalizadas.

  • Convulsiones de ausencia:

Este tipo de convulsión provoca una mirada en blanco o «mirar fijamente al espacio». Las crisis de ausencia son más comunes en los niños, duran solo unos segundos (generalmente menos de 10 segundos) y comúnmente se confunden con soñar despierto.

  • Convulsiones atónicas:

Atónicas significa “sin tono”. Hay pérdida del control muscular o que los músculos están débiles durante la convulsión.

  • Convulsiones tónicas:

Tónicas significa “con tono”. Significa que durante la convulsión el tono muscular está aumentado considerablemente. Los brazos, piernas, espalda o todo el cuerpo pueden estar tensos o rígidos y causar caídas.

  • Convulsiones clónicas:

«Clonus» significa rigidez y relajación rápida y repetitiva de un músculo («sacudidas»). Una convulsión clónica ocurre cuando los músculos se sacuden continuamente durante segundos o un minuto o los músculos se ponen rígidos seguidos de sacudidas durante segundos hasta dos minutos

  • Convulsiones tónico-clónicas:

Este tipo de convulsión es una combinación de rigidez muscular (tónica) y sacudidas musculares rítmicas y repetidas (clónicas). Las convulsiones tónico-clónicas son lo que la mayoría de la gente piensa cuando escucha la palabra “convulsión”. El paciente puede morderse la lengua, babear y perder el control de los músculos de los intestinos o la vejiga

  • Convulsiones mioclónicas:

Este tipo de convulsión provoca espasmos

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes