Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Servicios

Desafíos diagnósticos en epilepsia

La epilepsia se define como un padecimiento que afecta al cerebro a causa de la actividad neuronal cerebral sincrónica, anormal y excesiva. En este proceso incluye una serie de trastornos complejos que pueden llegar a ser crónicos con crisis convulsivas recurrentes no provocadas y que ameritan seguimiento farmacológico a largo plazo.

Es importante tener en cuenta que esta enfermedad es multifactorial y se compone de crisis epilépticas repetidas que causan cambios súbitos de conciencia, movimientos y comportamiento.

Su diagnóstico debe ser cuidadoso, pues no siempre una crisis convulsiva significa que la persona padece epilepsia, ya que existen diversas causas para este trastorno. Uno de los estudios utilizado con mayor frecuencia es el electroencefalograma.

Este estudio permitirá definir si la convulsión es a causa de :

  • Epilepsia
  • Fiebre muy alta
  • Bajo nivel de azúcar en sangre
  • Infecciones a nivel cerebral
  • O la ingestión de venenos u otras sustancias tóxicas.           

 

Las convulsiones pueden ser de diferentes tipos, entre ellas encontramos:

  • Temblores recurrentes totales o parciales
  • Mirada fija
  • Espasmos musculares repentinos y breves
  • Movimientos repetitivos como parpadeo o chasquido de labios.

Electroencefalograma: Diagnóstico del padecimiento

El diagnóstico de la epilepsia es básicamente clínico, en el cual los diferentes grupos de edad requieren de valoración clínica y pruebas complementarias. La historia clínica es el primer eslabón fundamental, dado que nos permite obtener un relato detallado del episodio convulsivo y su secuencia clínica.

Sin embargo el principal estudio en el que se basan los neurólogos es el electroencefalograma, un estudio que evalúa la actividad eléctrica del cerebro. Es de gran utilidad para ver el comportamiento de la actividad eléctrica anormal, si en ese momento el paciente no está presentando una crisis, el estudio es normal.

Durante esta prueba, se colocan electrodos en el cuero cabelludo. El médico puede tratar de inducir una anomalía en el EEG haciendo que el técnico de EEG utilice luces intermitentes o pidiéndole al paciente que hiperventile. Ambas maniobras pueden producir anomalías en sus ondas cerebrales, lo que podría ser útil para determinar el diagnóstico.

La exploración física neurológica completa, logrará determinar las crisis focales y la existencia del periodo postictal. Así como también, la realización de pruebas complementarias: estudios de laboratorio (biometría hemática, electrolitos, química sanguínea), punción lumbar, técnicas de imagen que ayuden a demostrar la causa de la patología.

Tipos de convulsiones

En general, las convulsiones se clasifican en dos grupos: parciales y generalizados. Hablamos de las convulsiones parciales cuando se limitan a una parte del cerebro, y las convulsiones generalizadas se extiende a los dos lados del cerebro.    

  •       Convulsiones parciales

–          Convulsiones parciales simples: No hay pérdida de la conciencia, sucede cuando la persona se encuentra despierta. Duran menos de un minuto y la presentación sucede diferente dependiendo del área del cerebro.

–          Convulsiones parciales complejas: Es la más común. La convulsión dura de uno a dos minutos, comienza en una parte pequeña del cerebro y se extiende a otras partes del cerebro. Hay pérdida de conciencia y hay un periodo en el cual después de la convulsión hay somnolencia o cansancio.

  •       Convulsiones generalizadas

–          Convulsiones tónico-clónicas: Afecta a todos los músculos del cuerpo, en donde se presenta pérdida de conciencia. En la fase tónica, hay rigideces generalizadas en brazos y piernas que posteriormente sigue con la fase clónica. Durante la fase clónica, hay existencia de temblor rápido con sacudidas de los brazos, piernas y cuerpo. Cuando finaliza la convulsión, hay un período en donde hay somnolencia y confusión.

–          Crisis de ausencia: Los desencadenantes son muy comunes cuando sucede una hiperventilación (inspiraciones y espiraciones muy rápidas). En este tipo de crisis se presenta mirada pérdida que usualmente permanecen en una misma posición durante la crisis. Dura menos de 30 segundos y ocurre varias veces en un día.

–          Convulsiones mioclónicas: Se presentan sacudidas recurrentes y repentinas de cabeza, brazos y piernas. Pueden ocurrir en grupos, es decir pueden ocurrir varias convulsiones después de otra.

–          Convulsiones tónicas: Este tipo de convulsiones generan rigidez en el cuerpo.

–          Convulsiones atónicas: Se presentan como crisis de caída. Hay pérdida repentina de tono muscular.

–          Espasmos infantiles: Ocurre generalmente en bebés de 2 a 12 meses de edad. Los movimientos duran segundos y su tasa de ocurrencia suceden por la mañana y por la noche.

–          Convulsiones febriles: Son convulsiones generalizadas tónico-clónicas que ocurren en periodos de fiebre. Son comunes en niños de 6 meses a 5 años.

 

También podría interesarte: Trastornos convulsivos vs trastornos epilépticos 

Terapéutica clínica

El tratamiento se compone de medidas generales no farmacológicas y medidas farmacológicas. Es importante hacer hincapié en el manejo agudo de las crisis, en el cual la vía aérea debe de encontrarse permeable, con oxígeno y medicamento inmediato para controlar las crisis. Las medidas no farmacológicas, incluyen la adecuada educación a los familiares o cuidadores.

Sin embargo, el control debe de ser estrictamente valorado por un médico especialista y generalmente es complementario con otras ramas. Sabemos que la epilepsia genera discapacidades cognitivas y discapacidades de aprendizaje, que son más frecuentes en los niños, ya que suelen tener problemas con escritura, lectura y matemáticas.

Aún cuando los niños se encuentren bajo tratamiento médico, es importante ser valorados para monitorear su progreso escolar. Por eso, existen otras áreas como en la neuropsicología que favorecen un abordaje correcto de las alteraciones cognitivas, siendo así una implementación de planes y ejercicios que promuevan la adecuada rehabilitación mental que se encuentra afectada en ese momento.

Por otro lado, el manejo siempre debe de ser individualizado en cada rama, y directamente abordado por especialistas en el campo.