Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Blog

Crisis de ausencia

Las crisis de ausencia se refieren a pérdidas de conocimiento breves y repentinas que se presentan de manera más frecuente en niños. Se le puede describir como si la persona que sufre una crisis estuviera mirando fijo a la nada durante unos segundos para regresar rápidamente a un nivel de alerta normal. 

Este tipo de convulsión generalmente no produce lesiones físicas. Las ausencias son crisis edad-dependientes que pueden aparecer de manera más frecuente entre los 4 y los 10 años, es raro que aparezcan en la adolescencia y más aún en la edad adulta.



¿Cuáles son los síntomas de las crisis de ausencia?

Un indicador de una crisis de ausencia simple es una mirada vacía, que se puede confundir con falta de atención, y que dura alrededor de 10 segundos, aunque puede durar hasta 20 segundos, sin ninguna desorientación, dolor de cabeza o somnolencia posterior. Los signos y síntomas de la crisis de ausencia son los siguientes:

Algunas personas tienen muchos episodios diarios que interfieren en las actividades escolares o cotidianas.

Un niño puede tener crisis de ausencia durante algún tiempo antes de que el adulto lo note, porque son muy breves. El primer signo de este trastorno puede ser un deterioro en la capacidad de aprendizaje del niño. Es posible que los profesores realicen comentarios sobre la incapacidad del niño de prestar atención o sobre que el niño, a menudo, sueña despierto.



¿Cuáles son las causas de las crisis de ausencia?

Se cree que tienen un origen genético multifactorial, ya que mientras la concordancia entre gemelos idénticos es superior al 80%, entre hermanos es solo del 27%. Además es dos veces más frecuente en niñas que en niños.

En general, las convulsiones son causadas por impulsos eléctricos anormales de las neuronas (células nerviosas) en el cerebro. Las neuronas del cerebro, normalmente, envían señales eléctricas y químicas a través de las sinapsis que conectan las células.

Las personas que sufren convulsiones tienen la actividad eléctrica del cerebro alterada. Durante una crisis de ausencia, estas señales eléctricas se repiten una y otra vez en patrones de tres segundos.



¿Existen factores de riesgo?

  • Edad. Las crisis de ausencia son más frecuentes en niños de 4 a 14 años.
  • Sexo. Las crisis de ausencia son más frecuentes en las niñas.
  • Familiares con convulsiones. Aproximadamente la mitad de los niños con crisis de ausencia tienen un familiar directo que sufre convulsiones.

 

¿Cómo se diagnostica una crisis de ausencia?

Este tipo de crisis aparece en varios síndromes epilépticos, y debe estudiarse siempre con un electroencefalograma (EEG) para su diagnóstico.

Electroencefalografía (EEG). Este procedimiento indoloro mide las ondas de actividad eléctrica en el cerebro. Las ondas cerebrales se transmiten a una máquina de EEG a través de pequeños electrodos adheridos al cuero cabelludo con una pasta o un gorro elástico.

La respiración rápida (hiperventilación) durante una electroencefalografía puede desencadenar una crisis de ausencia. Durante una convulsión, el patrón en la EEG es diferente al patrón normal.

Exploraciones del cerebro. Durante una crisis de ausencia, los estudios por imágenes del cerebro, como una resonancia magnética, serán normales. Sin embargo, mediante pruebas, como una resonancia magnética, se pueden producir imágenes detalladas del cerebro, lo que puede ayudar a descartar otros problemas; por ejemplo, un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral. Como tu hijo tendrá que quedarse quieto durante largos períodos, pregúntale al médico sobre el posible uso de sedación.

 

¿Quieres empezar tu tratamiento?

Haz tu cita hoy mismo.