Clinica de Epilepsia en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cómo se puede prevenir la epilepsia?

Aunque no se puede prevenir completamente, hay algunas medidas que pueden reducir el riesgo de desarrollar epilepsia o ayudar a controlarla en personas que ya la tienen:

  • Evitar lesiones en la cabeza:

Lesiones en la cabeza, como conmociones cerebrales, pueden aumentar el riesgo de desarrollar epilepsia. Usar casco durante actividades de alto riesgo, como andar en bicicleta o practicar deportes de contacto, puede ayudar a prevenir lesiones en la cabeza.

  • Controlar las enfermedades subyacentes:

Algunas enfermedades médicas, como infecciones del sistema nervioso central, tumores cerebrales o enfermedades metabólicas, pueden aumentar el riesgo de epilepsia. Mantener estas condiciones bajo control y seguir el tratamiento médico adecuado es importante.

  • Evitar el abuso de sustancias:

El consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas recreativas pueden aumentar el riesgo de convulsiones y, en algunos casos, desencadenar epilepsia. Evitar el abuso de estas sustancias puede ayudar a prevenir la aparición de la epilepsia.

  • Dormir lo suficiente:

La privación crónica de sueño o la falta de sueño pueden desencadenar convulsiones en personas con predisposición a la epilepsia. Mantener una rutina de sueño regular y asegurarse de dormir lo suficiente es importante. 

  • Gestión del estrés:

El estrés excesivo puede desencadenar convulsiones en algunas personas con epilepsia. Aprender técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga y la terapia cognitivo-conductual, puede ser útil.

  • Cumplir con el tratamiento médico:

Si ya has sido diagnosticado con epilepsia, es importante seguir el tratamiento recetado por tu médico. Los medicamentos antiepilépticos y otros enfoques terapéuticos pueden ayudar a controlar las convulsiones y mejorar la calidad de vida.

  • Identificar y evitar desencadenantes:

Algunas personas con epilepsia tienen desencadenantes específicos que pueden provocar convulsiones, como luces intermitentes (fotosensibilidad) o ciertos sonidos. Identificar y evitar estos desencadenantes puede ser importante.

Chica que ha sufrido un episodio epileptico

¿Qué es una convulsión?

El cerebro contiene miles de millones de neuronas (células nerviosas) que crean y reciben impulsos eléctricos. Los impulsos eléctricos permiten que las neuronas se comuniquen entre sí. Durante una convulsión, hay actividad eléctrica anormal y excesiva en el cerebro. Esto puede causar cambios en la conciencia, el comportamiento y/o movimientos anormales. Esta actividad suele durar sólo unos pocos segundos o minutos. 

La epilepsia se refiere a una condición en la que una persona tiene riesgo de crisis epilépticas recurrentes. No todas las personas que han tenido una convulsión tienen epilepsia. Las convulsiones no epilépticas pueden ser causadas por otras condiciones, como un nivel bajo de azúcar en la sangre, un desmayo o un ataque de ansiedad. 

¿Por qué una persona convulsiona?

No todas las convulsiones no son causadas por la epilepsia. Hay tres categorías amplias de causas de convulsiones:

  • Epilepsia.

Las personas con epilepsia tienen un tipo de disfunción cerebral que provoca episodios intermitentes de actividad eléctrica anormal. Esto puede ser causado por cualquier tipo de lesión cerebral, como un traumatismo, un derrame cerebral, una infección cerebral o un tumor cerebral. En algunas personas, la epilepsia es una condición hereditaria. En muchos casos, la causa de los ataques epilépticos no está clara.

  • Convulsiones provocadas.

Un tipo similar de actividad eléctrica anormal en el cerebro puede ser causado por ciertas drogas, abstinencia de alcohol y otros desequilibrios, como un nivel bajo de azúcar en la sangre. Las convulsiones causadas por problemas como estos se denominan convulsiones «provocadas». Por lo general, no vuelven a ocurrir una vez que se soluciona el problema.

  • Pseudocrisis.

Parecen convulsiones, pero no son causadas por una actividad cerebral anormal. Estas convulsiones pueden deberse a un desmayo, un trastorno muscular o una condición psicológica. 

¿Cuáles son las causas de la epilepsia?

La epilepsia es una condición neurológica caracterizada por la tendencia recurrente a experimentar convulsiones. Aunque en muchos casos la causa de la epilepsia no se puede identificar con precisión, existen diversas causas conocidas que pueden desencadenar esta condición. Algunas de las causas más comunes de la epilepsia incluyen:

  • Causas idiopáticas o desconocidas:

En muchos casos, la causa exacta de la epilepsia no se puede identificar. Esto se conoce como epilepsia idiopática. A menudo, se cree que factores genéticos pueden desempeñar un papel en estos casos.

  • Lesiones cerebrales:

Traumatismos craneoencefálicos, como conmociones cerebrales, tumores cerebrales, malformaciones cerebrales, cicatrices cerebrales después de infecciones o accidentes cerebrovasculares, pueden aumentar el riesgo de epilepsia.

  • Factores genéticos:

En algunos casos, la epilepsia puede ser hereditaria y estar asociada con mutaciones genéticas específicas. Las personas con antecedentes familiares de epilepsia pueden tener un mayor riesgo de desarrollarla.

  • Infecciones del sistema nervioso central:

Infecciones como la encefalitis (inflamación del cerebro) o la meningitis (inflamación de las membranas que rodean el cerebro) pueden dañar el tejido cerebral y desencadenar epilepsia.

  • Trastornos metabólicos:

Algunos trastornos metabólicos, como la enfermedad de Wilson y la fenilcetonuria, pueden causar epilepsia si no se tratan adecuadamente.

  • Trastornos del desarrollo cerebral:

Algunos trastornos del desarrollo cerebral, como la esclerosis tuberosa y el síndrome de Rett, están asociados con un mayor riesgo de epilepsia.

  • Lesiones cerebrales perinatales:

El daño cerebral que ocurre durante el parto o poco después del nacimiento pueden aumentar el riesgo de epilepsia en la infancia.

  • Abuso de sustancias:

El consumo excesivo de alcohol o el uso de drogas recreativas pueden provocar convulsiones y, en algunos casos, desencadenar la epilepsia.

  • Fiebre febril prolongada:

En algunos casos, fiebres altas y prolongadas en la infancia pueden desencadenar convulsiones febriles que, a su vez, pueden aumentar el riesgo de desarrollar epilepsia.

Niño conectado a un electroencefalograma
Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes